Escuchar este artículo

Bolsas compostables, una apuesta en Colombia por el medio ambiente

Martes, 25 de Agosto de 2020
La transformación del plástico convencional para que termine siendo abono orgánico es la iniciativa de Monclat.

Durante este tiempo de confinamiento por la pandemia de coronavirus, el consumo de plástico ha incrementado. Los constantes pedidos de domicilios, los empaques de protección de pedidos, el uso de productos de bioseguridad como tapabocas, máscaras o el uso de bolsas para la basura son algunos de sus usos frecuentes en la coyuntura que vivimos.

Esta situación, que pone en alto riesgo la conservación del medio ambiente y el bienestar de las personas, motiva la transformación de la industria para lograr reducir los impactos nocivos de la producción de este material. 

Por esto, soluciones compostables que cierran su ciclo de vida y se convierten en abono surgen como una de las apuestas innovadoras que busca suplir las necesidades de los consumidores de hoy sin incrementar su impacto ambiental. 

Con la llegada de este tipo de plástico al mercado, los usuarios se inclinan por su preferencia, que resulta más sostenible y evita los daños que causa este elemento al planeta. 

Según Acoplásticos, el consumo de dicho material aumentó hasta 50 veces durante esta época para evitar el contagio de la COVID-19. El reciclaje y la transformación de la materia prima en componentes más sostenibles surgen como respuesta para mitigar los elevados índices de su uso. 

En este sentido, varias empresas del país han transformado sus procesos y materia prima para elaborar este tipo de productos sin impacto en el medio ambiente. Este es el caso de Monclat, empresa colombiana de plásticos, que con su marca Bio Basurela ha dado el primer paso en la producción de bolsas compostables. 

Desde noviembre de 2019, esta compañía produce bolsas que son más amigables con el medio ambiente porque utilizan un biopolímero de BASF llamado ecovio®, que hace que el producto se transforme y cierre su ciclo de vida para convertirse en composta y abono. 

La ventaja de utilizar ecovio® en bolsas como las de Bio Basurela es que hacen que el producto se transforme en abono orgánico. De esta forma, retribuimos al medio ambiente porque convertimos lo que producimos en una biomasa que puede ser usado como abono orgánico”, dijo Ana Inés Rivera, consultora de Negocio de BASF para Colombia. 

“Además de ser compostable, tiene las mismas características de un plástico convencional, como su factor de resistencia. El ecovio®, solución base de estos productos, también es utilizado en otro tipo de objetos como vasos para las máquinas de café, empaques, cubiertos  y embalajes”. 

Desde que comenzó su venta en almacenes de grandes cadenas, Monclat ha incrementado sus ventas aproximadamente en un 400%, de las cuales 22% ha sido específicamente de Bio Basurela. Esta cifra es evidencia del interés de las personas en tendencias sostenibles y más, cuando permanecen todo el día en casa consumiendo plástico en altas cantidades.

“La entrada de Bio Basurela al mercado es un paso muy importante para Monclat y para el país. Es la prueba de que los consumidores se informan y son más conscientes del impacto que dejan en el planeta. Utilizamos como insumo el ecovio® de BASF porque es una solución de calidad con certificación a nivel mundial. Somos los primeros en Colombia produciendo este tipo de bolsas compostables”, sostuvo Santiago Herrera, presidente de Monclat. 

El uso excesivo de plásticos ha tenido un debate de largo aliento en el país. El mes pasado, el Congreso retiró el proyecto de ley que prohíbe este tipo de material de un solo uso.

En este sentido, la llegada al mercado de productos como Bio Basurela juegan un papel importante en la agenda nacional porque benefician directamente al medio ambiente. 

Boletín de prensa

Image
Web la Opinión
Web La Opinión