Escuchar este artículo

Cambio climático amenaza las bases militares de EE.UU., según Pentágono

Domingo, 20 de Enero de 2019
Otras instalaciones enfrentan riesgos por incendios forestales o por el derretimiento de los hielos.

La mayoría de las grandes bases militares estadounidenses están amenazadas por los efectos del cambio climático, según un informe del Pentágono. 

Dos terceras partes de las 79 infraestructuras examinadas en el estudio son vulnerables a inundaciones recurrentes actuales o que están por venir, y más de la mitad son vulnerables a periodos de sequía actuales o que están por venir”, indica el informe encargado por el Congreso para mejorar la preparación de la fuerzas armadas ante el cambio climático.

Otras instalaciones militares se enfrentan a riesgos por incendios forestales o por el derretimiento de los hielos, añade el documento que se considera que las amenazas futuras se concreten dentro de una veintena de años.

El Pentágono no prevé, sin embargo, ninguna financiación especial para responder a estas amenazas que, según el documento, ya están reflejadas en el presupuesto actual del Departamento de Defensa.

“Hay muchas cosas que faltan” en el informe, señaló John Conger, director del Centro por el Clima y la Seguridad, que agrupa a expertos ambientales y ex responsables militares.

El Congreso encargó al Pentágono identificar las diez infraestructuras militares más amenazadas por el cambio climático. Y el informe ofrece una lista de 79 bases militares e instalaciones por orden alfabético, en que “no sabemos cómo, se olvidan del cuerpo de Marines”, añadió en un comunicado.

“En otra, se omite sin explicación la base aérea de Tyndall así como Camp Lejeune, que ambas necesitan miles de millones de dólares en trabajos de reconstrucción después de los recientes eventos meteorológicos extremos vinculados al cambio climático”, concluyó Conger. 

El huracán Florence arrasó la base de los Marines de Camp Lejeune, en Carolina del Norte, en septiembre de 2018, y se estima que su reparación costará 3.600 millones de dólares.

También, la base aérea de Tyndall, en Florida, que alberga cazas F-22, conocidos por su alto precio, fue golpeada por el huracán Michael un mes después y su reconstrucción se estima en 5.000 millones de dólares.

Pese a ello, “el secretario de Defensa también considera el cambio climático como una cuestión secundaria”, dijo el demócrata Jack Reed, miembro de la comisión de las Fuerzas Armadas del Senado.

Al no dar prioridad a las infraestructuras militares a proteger, este informe “tiene el valor de una guía telefónica”, añadió Reed.

Image
AFP
AFP