Escuchar este artículo

Colombia perdió en 2020 un área de bosque más grande que Bogotá

Jueves, 8 de Julio de 2021
La tala y quema de este ecosistema afectó principalmente a la Amazonía.

Colombia perdió 1.718 kilómetros cuadrados de bosque en 2020, un área ligeramente mayor a la de una ciudad como Bogotá y que representa un aumento de 8% en comparación con el año anterior, informó este miércoles el ministerio de Ambiente.

La tala y quema de bosques afectó principalmente (64%) a la Amazonía, el mayor bosque tropical del mundo que Colombia comparte con Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa.

"Allí es donde tenemos que hacer los mayores esfuerzos", reconoció en rueda de prensa Carlos Correa, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Los departamentos más afectados fueron Caquetá, Guaviare, Putumayo y Meta en el sur y el sureste, así como Antioquia en el noroeste.

Según el viceministro de Ambiente, Francisco Cruz, el aumento registrado el año pasado obedece a la creciente influencia de grupos armados que incitaron a los campesinos a deforestar "libremente".

En la Amazonía operan principalmente disidentes que se marginaron del acuerdo de paz firmado en 2016 con la guerrilla de las Farc, así como diversas bandas de narcotraficantes y contrabandistas.

La deforestación estalló en el país con la firma de la paz hasta alcanzar un récord histórico de 2.170 kilómetros cuadrados en 2017. 

En el poder desde agosto de 2018, el presidente Iván Duque puso en marcha la operación Artemisa para combatir militarmente la pérdida de bosques. 

De acuerdo con el ministerio, las principales causas de deforestación son el acaparamiento ilegal de tierras para ganadería extensiva y la construcción de vías clandestinas que atraviesan la Amazonía.

Le siguen los cultivos ilícitos, la extracción ilegal de minerales y la tala de árboles.

En mayo, la ONG Agencia de Investigación Ambiental denunció que grandes supermercados como Éxito, filial del francés Casino, venden carne proveniente de zonas deforestadas de la Amazonía, en donde ganaderos pagan por la protección de grupos armados.

A nivel mundial, en 2020 los incendios y la tala de árboles destruyeron 42.000 km cuadrados de bosques tropicales primarios, un alza de 12% respecto a 2019, según el informe anual Global Forest Watch.

La deforestación participa en el calentamiento global, que amplifica fenómenos naturales extremos como olas de calor, inundaciones y sequías, según científicos.

También es, junto con la urbanización y el aumento de la actividad agrícola, uno de los "principales factores contribuyentes a la aparición de enfermedades infecciosas" tales como la covid-19, señalan los investigadores Bruce Wilcox y Brett Ellis en un artículo publicado en la página de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP