Escuchar este artículo

Contra cambio climático: a sacar CO2 de la atmósfera

Martes, 19 de Octubre de 2021
Piden reforzar capacidad en naturaleza de absorber y almacenar el dióxido de carbono

Para luchar contra el cambio climático, el mundo tiene que reducir de forma drástica la emisión de gases de efecto invernadero de aquí a 2050, pero los científicos recuerdan que no es la única opción, además hay que aprender a extraer el CO2 de la atmósfera.

Lea también: Mural con cenizas de incendios amazónicos contra daño ambiental

El histórico Acuerdo de París, firmado en la COP21 de 2015, exige reducir sus cifras a los mayores emisores de gases de efecto invernadero hasta que el mundo alcance la neutralidad carbono en 2050, es decir, el equilibrio entre la cantidad que se emite y la que se retiene.

Para ello "necesitamos reducciones drásticas, radicales, y además necesitamos algo de CDR" (extracción del dióxido de carbono en inglés), declara Glen Peters, director de investigaciones del Centro para la Investigación Internacional sobre el Clima. 

¿Cómo se logra la eliminación del CO2?

Básicamente hay dos maneras de extraer el CO2 del aire. Una es reforzar la capacidad de la naturaleza de absorber y almacenar el dióxido de carbono. Eso pasa por plantar masivamente árboles, renovar y diversificar los bosques, recuperar los manglares y proteger los océanos.

Lea también: Esterilizan 24 hipopótamos en Colombia, legado insólito de Pablo Escobar

La segunda forma es lo que se denomina la captura directa en el aire (CDA), mediante procedimientos químicos, que capturan y separan las partículas de CO2 y luego las reciclan para usos industriales o para depositarlas en formaciones rocosas porosas o acuíferos salados, lo que se conoce como sumideros de carbono.

Image
Datos del carbono

 

La CDA implica utilizar enormes ventiladores para succionar el aire.

Otra variante es la denominada bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS), que combina esas dos técnicas mencionadas, es decir, plantar árboles y enterrar el CO2.

En la BECCS se utiliza la biomasa para generar electricidad. La biomasa se obtiene mediante la plantación masiva de árboles, que durante su crecimiento retienen CO2, o también mediante el reciclaje de residuos agrícolas o urbanos.

Cuando se quema la biomasa para producir electricidad, el CO2 que se emite ya ha sido compensado previamente por esos árboles, o por el reciclaje. Pero las demás, cuando se logra inyectar el dióxido de carbono concentrado en el subsuelo, las emisiones pasan a ser negativas, puesto que el CO2 es retenido bajo tierra.

Lea también: Lluvias en el país seguirán al menos por dos meses más

¿Lo necesitamos realmente?

Incluso si el mundo consigue reducir sus emisiones en un 2%, 3% o 5% cada año (lo que está lejos de ser una realidad por el momento), las emisiones residuales de algunos sectores, como la agricultura, la producción de cemento, de acero o la aviación, seguirán siendo importantes en las próximas tres décadas.

"Tenemos modelos, pero nadie está seguro de lo que necesitaremos en 2050," explicó Oliver Geden, un alto responsable del Instituto Alemán para Asuntos y Seguridad Internacionales, y experto en  CDR. 

Además, el CO2 permanece en la atmósfera durante siglos.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas