Escuchar este artículo

Crece frustración en Brasil por más manchas de petróleo

Sábado, 26 de Octubre de 2019
La Marina informó que ya se han recogido más de 1.000 toneladas de crudo.

Manchas de petróleo de origen desconocido se esparcen desde hace casi dos meses a lo largo de más de 2.000 km del litoral noreste de Brasil, sin que nadie sepa cómo detener el flujo ni cuáles serán sus impactos ecológicos, sanitarios y económicos.

“Es desolador, desesperante, especialmente cuando uno conoce el área y sabe que el impacto será enorme. Es muy duro no poder proteger los manglares y los estuarios”, dice la oceanógrafa Mariana Thevenin.

La científica comenzó a ver las manchas a mediados de octubre en Salvador (estado de Bahía) y fundó con amigos el grupo “Guardianes de la costa”, que ha movilizado a centenas de personas para limpiar los balnearios.

Miles de voluntarios han tenido la misma iniciativa, muchos con sus propias manos.

En Carneiros, considerada una de las playas más hermosas de Brasil, Lula Terra, actor y propietario de una posada, encontró petróleo hace una semana. “Vi la playa y comencé a llorar”, cuenta.

La Marina informó que ya se han recogido más de 1.000 toneladas de crudo.

Imágenes de personas colectando petróleo en la arena o el mar, desbordadas por las olas, han circulado en las redes brasileñas, aunque sin causar el mismo impacto que los incendios en la Amazonía semanas atrás.

Pero la gravedad de la situación no es menor, opinan especialistas.

“Es una situación muy crítica”, dice Anna Carolina Lobo, gerente del programa marino del Fondo Mundial para la Naturaleza-Brasil (WWF-Brasil).

“Aún no es posible cuantificar el perjuicio, pero lo que sabemos es que las playas pueden llevar al menos veinte años para recuperarse y el impacto económico para la pesca y el turismo es enorme”, agrega.

Una investigación del diario O Globo afirma que las autoridades demoraron 41 días para ejecutar el Plan Nacional de Contingencia para estas situaciones. Unos 5.000 militares fueron enviados esta semana como refuerzo para acciones de limpieza, 51 días después de la detección de las primeras manchas. 

“Es absolutamente increíble, la situación muestra una extrema falta de preparación para lidiar con este tipo de cosas”, dice Lobo.

Image
AFP
AFP