Escuchar este artículo

El tráfico de especies y sus implicaciones

Sábado, 29 de Febrero de 2020
Recientemente, la Policía Ambiental y Ecológica incautó 53 aves silvestres que estaban en poder de dos ciudadanos, en un barrio de Cúcuta.

A las 7 de la mañana del viernes 14 de febrero, una diligencia de registro y allanamiento a una vivienda del barrio San Martín, liderada por la Policía Ambiental y Ecológica de la Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), permitió la recuperación de 53 aves de fauna silvestre, de 14 especies diferentes.

Por este hecho fueron capturados un hombre y una mujer, que no fueron identificados por las autoridades, señalados como presuntos responsables de retener a las aves fuera de su hábitat natural y en condiciones no aptas para su bienestar.

Los Policías de la Unidad Básica de Investigación Criminal (UBIC) le hicieron seguimiento a dicha vivienda desde el 25 de enero, cuando recibieron información de que los moradores que allí habitaban comercializaban aves silvestres.

Vea Así transcurrió el traslado del león Júpiter hacia la ciudad de Cali

Las especies halladas están en peligro de extinción y fueron sacadas de su hábitat natural; les afectaron en su ecosistema, además del deterioro ambiental que esto conlleva”, dijo el intendente jefe Fernando Corredor, jefe de la Policía Ambiental y Ecológica en Cúcuta.

(Gracias a la denuncia de la ciudadanía, las aves lograron ser rescatadas por las autoridades competentes.)

El intendente sostuvo que entre las especies halladas encontraron 16 canarios, 11 pájaros tumba yeguas, 4 bajeros; además, torbellinos, congo, azulejos, aves dominicanos, tuseros, meriños, papayeros, degollados, mochuelos, y dos aves más catalogadas muy importantes para el país por su vulnerabilidad y la amenaza de extinción que se cierne sobre sí: el cardenal guajiro.

“Todas estaban en jaulas y sin poder cumplir sus funciones determinadoras; eso es causar un desequilibrio en los ecosistemas”, dijo el intendente.

Aunque la pareja fue puesta a disposición de la Fiscalía General de la Nación por el delito de ilícito aprovechamiento de los recursos naturales, se conoció que quedaron en libertad.

Entre tanto, las aves fueron trasladadas a la casa de paso de fauna silvestre de Corponor, donde profesionales adelantarán los respectivos procesos de recuperación y rehabilitación con el objetivo de poder regresarlas a sus lugares de origen.

La gente cree que con tener las aves en jaulas de 10 centímetros por 10 centímetros y alimentarlas bien, es suficiente para ellas, pero no es así, las aves están para que vivan en su medio natural”, dijo Samir León Restrepo, encargado del hogar de paso de Corponor.

Le puede interesar En los rellenos sanitarios también hay vida

El experto aseguró que “las aves cumplen un papel vital en el ecosistema, son las encargadas de realizar la polinización de las plantas y la distribución de semillas. Además de ser apreciadas por su extraordinaria belleza”.

Según datos de la Policía Ambiental y Ecológica, en todo el 2019 fueron capturadas unas 15 personas por este delito, y recuperadas unas 25 aves. 

(El rescate tuvo lugar en una vivienda del barrio San Martín, de la ciudadela La Libertad. Allí, 16 canarios, torbellinos, congos, azulejos, dominicanos, bajeros, tuseros, entre otros, permanecían en jaulas.)

Las implicaciones 

Según la Ong Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS), las aves son los animales vivos traficados con mayor frecuencia en Latinoamérica y todo por su alta demanda en mercados locales que pretenden ponerlos como mascotas o simplemente coleccionarlos.

Colombia, según datos del Sistema de Información sobre Biodiversidad, posee alrededor de 1.909 especies de aves, de las cuales 140 están en amenaza.

Se estima que un 32% de las aves en Colombia se encuentran en Norte de Santander, ubicando al departamento como uno de los más ricos en estas especies.

El tráfico ilegal de fauna silvestre se ha reconocido como uno de los negocios ilegales más lucrativos y permanentes.

Sin embargo, el Código Nacional de Policía establece que comercializar, almacenar, poseer o tener especies de flora o fauna conlleva a una multa de hasta 32 salarios mínimos legales vigentes.

Ahora bien, si la persona es reincidente en poseer un animal de fauna silvestre y se le condena por el delito de explotación ilegal de fauna, la Ley 1333 de 2009 indica que puede pagar entre 48 y 108 meses de prisión. 

Cardenal Guajiro

Dos cardenales guajiros fueronrescatados en el operativo de la Policía. Esta especie se encuentra en el departamento de La Guajira, de allí su nombre. Su hábitat son los matorrales áridos y semiáridos, con buena cobertura de cactus y arbustos espinosos.

Según cifras de los ambientalistas, su precio en el mercado ronda los 2 millones de pesos.

Image
Laura Serrano