Museo de Ciencias Naturales: 40 años de investigaciones

Domingo, 2 de Agosto de 2020
Apuesta académica a la naturaleza animal.

El Museo de Ciencias Naturales José Celestino Mutis de la Universidad de Pamplona se ha convertido en punto de referencia para investigaciones y conservación de las especies animales de las regiones de Norte de Santander y otras de zonas de Colombia.

Permite aclarar dudas taxonómicas, ampliaciones de estudios, ecología, biodiversidad, evolución, filogenética, de registros y fundamentación de bases biológicas de información. 

En el segundo piso de uno de los bloques de la sede principal de la institución de educación superior están repartidos en mostradores, vitrinas y recipientes los más de 2.400 ejemplares que hacen parte de las colecciones de mastozoología, ictiología, herpetología, ornitología e invertebrados.

Para poder funcionar, cumplir, contribuir con la conservación de la fauna silvestre y ser un organismo orientador de los problemas ambientales que se generan por la incidencia del mismo hombre, las piezas perpetuadas están inscritas en el Registro Nacional de Colecciones del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y tiene la calificación tipo A.

(Foto Roberto Ospino / La Opinión)

En función

Desde que tomó el manejo del museo, el biólogo, docente e investigador José Antonio Sierra Leal, le ha dado otra dinámica y las piezas se mantienen relucientes, dándoles el valor que merecen para el mundo de ciencia.

Empezando la organización, sistematización y curaduría de las colecciones de carácter científico a fin de que se pueda aportar datos claros y precisos que contribuyan a establecer la distribución de las especies, la ecología, datos taxonómicos, grado de amenazas en que están expuestos y que se puede hacer para que se conserve la fauna silvestre.

Para Sierra Leal, dadas las connotaciones el Museo de Ciencias Naturales tiene entre las colecciones más significativa o representativa los peces que proceden los ríos del Catatumbo.

“Es la muestra más grande que tenemos en la Universidad en lo que se refiere a la parte de vertebrofauna”, afirmó.

El biólogo destacó que se cuentan con más de 1.410 especies, de las cuales hay 515 reptiles y 250 anfibios. En aves están catalogadas 280 y mamíferos 266, entre otros individuos.

La gran mayoría de las piezas están conservadas en líquido y otras en seco a través del método de la taxidermia o de naturalización.

Entre las muestras que llaman la atención hay dos coatí andino (nasuella olivácea) que están registrados para las zonas de Pamplona, Mutiscua, Silos y Presidente (Chitagá). 

El cóndor de los Andes, avestruz, iguanas, tortugas, armadillos, serpientes venenosas, peces de mar, entre ellos tiburones y corales también tienen puestos destacados en el inmueble.

Al igual resaltan el mono araña y otro cabeciblanca, especies endémica de Colombia que están en peligro de extinción.

En material de carácter científico están el zorrillo apestoso o mofeta de la localidad de Pamplona, Norte de Santander (Colombia).

Es el primer registro que se hace de esta especie que habita el sector La Lejía entre Pamplona y Cácota. 

Otras de los animales que guarda el museo son el puercoespín que se dan esta región andina.  

En insectos están bien conservados tarántulas procedentes de los bosques secos de Norte de Santander. 

Para estar a la altura de los métodos modernos de conservación de animales, en el museo se aplica la técnica de la diafanización que consiste en utilizar varios tipos de reactivos (colorantes) que tiñe la estructura ósea de las piezas intervenidas, aclarando a su vez la piel y músculos. 

En cuanto a importancia que representa el museo de la Universidad de Pamplona, el docente Sierra Leal considera que es vital para el estudio de la biología al hacer parte del patrimonio natural de Norte de Santander y de la nación.

“Somos los únicos de este tipo en el departamento y constituidos en custodio de la biodiversidad en el oriente colombiano”, manifestó.

El Museo cuenta con permiso de colecta científica bajo la Resolución 200 del 13 de abril de 2015, expedida por la Corporación Autónoma Regional De La Frontera Nororiental (Corponor).

Creación 

El museo se gestó en 1980 por iniciativa de los docentes que en esa época hacían parte del proyecto de investigación de la licenciatura en Ciencias Naturales Fredy Solano Ortega y Pedro Rodríguez Toloza.

Por cuestiones administrativas y quien estuviera a cargo del cuidado o la curaduría de las especies, por casi 20 años fueron guardadas, sin que se les hicieran mantenimiento.

La universidad retomó el tema del museo por lo que significa para la ciencia en tenerlo activo, recuperando de esta manera el valor biogeográfico, científico, histórico y cultural.

(Foto Roberto Ospino / La Opinión)

Destacable

Para el estudiante de último semestre de biología de la Unipamplona, Alberto Peña, las colecciones de animales que posee el Museo de Ciencias Naturales José Celestino Mutis se convierten en piezas claves para el estudio de quienes quieran profundizar en un orden o área de la investigación biológicas.
 
“En mi caso me permite obtener información de base para seguir aprendiendo más sobre grupos taxonómicos y especies de interés para estudiarla con más interés”, sostuvo.

Peña, también, agregó que el museo es una puerta abierta a la investigación, a elaboración de tesis o para hacer publicaciones con carácter científico. 

En estos momentos las puertas del Museo de Ciencias Naturales se encuentran cerradas al público debido a las medidas originadas por la pandemia de la COVID-19.

Pero el trabajo continúa con el cuidado de las colecciones y algunos animales vivos que están en calidad de experimento o reproducción en ambientes semejantes al hábitat natural.

Image
Roberto Ospino