Escuchar este artículo

Permapicultura, nuevo sistema para cosechar la miel

Sábado, 15 de Octubre de 2016
Óscar Perone, padre de este método, explica los detalles del sistema apícola.

La permapicultura es un método de apicultura basado en dejar trabajar a las abejas, también llamado el arte de no hacer nada y es calificado como el mejor sistema de explotación apícola. 

Este método nace de un sistema autosostenible que no necesita comprar nada para producir y que se encarga de mejorar las tierras mediante técnicas amables con el ambiente, lo cual es conocido como Biorremedación.

La permapicultura, sistema creado por el argentino Óscar Perone –quién estuvo en Cúcuta presentándolo– trae grandes ventajas para los apicultores del departamento.

“Las abejas son las que saben del tema. Si se tienen en cuenta ciertas recomendaciones, ellas producirán mejor la miel”, dijo Perone. “Una colmena tiene que estar completamente sellada e impermeabilizada para que no entre nada, porque se mantiene mejor la temperatura y eso es dejarlas estar en su hábitat”.

En la apicultura habitual, la colmena se daña si se saca toda la miel, porque esto mata a algunas abejas hijas.

Con la permapicultura se hace un corte horizontal contando tres cajones a partir de arriba, de tal manera que en la parte inferior –los otros tres cajones– queden las crías intactas.

Esto, trae como ventaja una producción de miel pura que se puede comercializar directamente en el panal, agregándole valor a la colmena, la cual queda fortalecida con un núcleo formado por abejas hijas, para que tengan tendencia a no enjambrarse.

“El sistema está basado en un inmenso amor y respeto hacia las abejas, es un método que aún no ha sido implementado por los apicultores de Norte de Santander, pero que aconsejo empezar a implementar, ya que ha demostrado, en otros países, ser supremamente efectivo como comprobarán (los apicultores) si deciden ponerlo a prueba”.

Aplicar esta técnica podría ayudar a posicionar a Norte de Santander como el primer productor de miel y sus derivados en todo el país, además de impulsar el gremio apicultor de aquí.

La permapicultura se dedica al reconocimiento y agradecimiento a las abejas por su inmensa labor de polinización y de creación de biodiversidad.

Según Perone, la permapicultura les otorga a los campesinos la posibilidad de lograr independencia económica.

Las condiciones ambientales para desarrollar la técnica, no son estrictas. Perone califica a las abejas como “una especie maravillosa que se ha adaptado a los más diversos ambientes en todo el planeta. Donde hay abejas, puede haber permapicultura”, enfatizó.

La colmena utilizada en la permapicultura es denominada Nicarao. Se destaca por ser una colmena natural, sin implementos innecesarios como alambres, cera estampada, entre otros, y no tiene la necesidad de utilizar los “malabares que ejecutan los apicultores convencionales para perjuicio de las abejas y su negocio”.

Según Perone, el método es favorable porque se van a polinizar más las cosechas que existen.

“Las abejas van a ayudarnos a recuperar la biodiversidad, se van a aprovechar muchísimo mejor los recursos existentes, porque vamos a tener miel para exportación, vamos a tener la cuota suficiente de miel, agregándole valor para cubrir el mercado nacional e internacional”.

Como en la apicultura convencional, se pueden desarrollar productos, pero con una mejor calidad, estos son: miel (endulzantes, astringentes, dulces, champús, cremas, mascarillas, entre otros), propóleos (expectorantes y tratamientos para el asma) y cera (labiales, velas, mascarillas, jabones, cremas depilatorias y más). 

“La colmena es la farmacia de la naturaleza, la más poderosa, la que Dios dispuso para que se cure la humanidad. No por nada la apiterapia (uso terapéutico de los productos y las toxinas de las abejas) es la única terapia alternativa aceptada por la medicina oficial”.

Aunque la permapicultura no se enseña en universidades, el pasado jueves 13 y viernes 14 de octubre, se hizo en Ocaña el primer congreso internacional Catatumbarí, donde Óscar Perone habló de esta técnica. 

Proyecto para Norte de Santander

Perone presentará un proyecto para que Norte de Santander se convierta en un polo apícola. Según él, el departamento necesita mucho trabajo y la apicultura crea gran cantidad de trabajo, porque “no se va a exportar la miel de Norte de Santander, sino que se le va a aportar valor, se va a necesitar mucha gente para poder conformar una gran empresa que le dé trabajo a la mayor cantidad de gente, donde todos puedan ser socios”.

En su idea, un grupo de personas se puede dedicar a fabricar las colmenas, instalarlas y cosecharlas.

Cada uno de los socios pondrá dinero para tener una o varias colmenas.

Además, le quiere proponer al gobernador William Villamizar que pida declarar al departamento con certificado orgánico, para que cualquier habitante de Norte de Santander que cultive, pueda tener sus productos certificados. 

Debe saber qué

* Fabricar una Colmena Nicarao cuesta la quinta parte de lo que cuesta fabricar una convencional.

* La colmena Nicarao es una colmena que sólo se abre para cosechar, lo que significa en números que se gasta un 60% menos de lo que se gasta en costos de producción cuando se implementa apicultura convencional. 

Es fácil entender, entonces, que una colmena que le ahorre a su dueño gastar un 60% menos de su dinero, es mucho más rentable, aunque produjera lo mismo que producen las colmenas convencionales en Norte de Santander.

Darlin Ramírez Leiva | darlin.ramirez@laopinion.com.co

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda