Escuchar este artículo

‘Bertulio’ abrió la tercera fase de dejación de armas de las Farc

Martes, 20 de Junio de 2017
En la zona veredal de Pondores, La Guajira, en donde se desarrolló el acto, hay 232 guerrilleros.

“Acá se está entregando todo el armamento, excepto el que queda a las Farc para cuidar su propio campamento”, así lo afirmó el general Javier Pérez Aquino, jefe de los observadores de la Misión de las Naciones Unidas y a quien el calor lo mantiene sonrojado y con gotas de sudor en su rostro.

Está en la zona veredal de Pondores, ubicada en el municipio de Fonseca, departamento de La Guajira, en donde ellos han decidido mostrar cómo inician la dejación del 40% de las armas que queda en poder del grupo tras haber completado la dejación del 60 %. Eso sí, sin mostrar armas.

Le puede interesar Las Farc en la recta final de su desarme en Colombia

La afirmación de Aquino, que se da en medio del sonido que producen los guerrilleros que murmuran, hablan y observan al Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, al secretario general adjunto de asuntos políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, y a su líderes Pastor Alape, Joaquín Gómez y Ricardo Tellez, es el cumplimiento de lo acordado el pasado 29 de mayo, cuando las partes definieron  nuevas reglas para culminar el proceso.

El número de armas que quedarán para esa protección, explicó Pérez Aquino, no se tiene por el momento, de hecho asegura que por razones de seguridad es mejor que no se sepa, pero sí informa que no será la misma cantidad por zona, dado a que dependerá del número de guerrilleros y el nivel de riesgo en el que cada una pueda estar.

“Es un mínimo”, afirmó Pérez, y hasta ahí no hay cifras. Solo las que mencionó el comisionado de camino al campamento de Pondores, que hoy es totalmente diferente al que vieron los guerrilleros cuando llegaron el pasado mes de febrero.

En la zona hay 232 hombres y mujeres que en su mayoría pertenecían al bloque Caribe de las Farc, según Jaramillo, y allí solo faltaban por iniciar su proceso de acreditación 98 personas, pero hoy, lo realizaron.

Lea además ONU notificó la entrega del 40% de las armas y el Gobierno anunció 60%

En el campamento se ven casas prefabricadas organizadas en líneas y un lugar de encuentro que tiene bombas en el techo y está adornado con carteles de celebración del Día del padre. Hay dos mesas en el centro: una en donde está la Misión entregando los certificados de la dejación y otra en donde están los funcionarios de las Oficina del Alto Comisionado para la Paz, en la que firman su compromiso para iniciar  el proceso de reincorporación a la vida civil. 

“Nosotros estamos cumpliendo con esto”, dice José Nelson, quien lleva 16 años en las Farc, mientras ve una fila de guerrilleros sentados que van a recibir los certificados de la dejación de armas.

Y el mensaje lo repite el anfitrión de la zona Joaquín Gómez: “una vez más estamos mostrándole al mundo que nuestra vocación de paz es sincera. Nuestro mayor anhelo es que la familia colombiana se reconcilie, porque es lógico que después de muchos años haya muchas heridas. Lo que pedimos es la capacidad de perdonar para poder convivir”.

Image
Colprensa
Colprensa