Escuchar este artículo

Dos policías y dos empleados públicos habrían favorecido a grupo delincuencial

Viernes, 5 de Abril de 2019
Los intendentes de la Policía recibían sumas de dinero por dejar pasar las sustancias y los narcóticos.

Para Ricardo Enrique Carriazo, director especializado contra el Narcotráfico de la Fiscalía está claro que cuatro funcionarios del Estado habrían facilitado el paso de insumos para una estructura residual de la columna móvil Daniel Aldana de las desmovilizadas Farc. 

Se trata del intendente Pablo Emigdio Ruano Mora, comandante de la Policía Nacional en el corregimiento de Pisanda, en Cumbitara (Nariño), el intendente Wilmer Arbey Muñoz Prado, comandante de la Policía Nacional en La Cruz (Nariño). 

Así como también Yeimi Adriana Bolaños Molina, funcionaria de la Oficina de Atención al Adulto Mayor de la Alcaldía de La Cruz (Nariño) y Oduber Arleyo Realpe Alvear, compañero sentimental de Yeimi Adriana Bolaños. 

De acuerdo con las investigaciones que reposan en el despacho de Carriazo, los dos intendentes no impidieron el paso de sustancias y narcóticos a cambio de sumas de dinero, que oscilaban entre 700.000 y un millón de pesos. 

Del mismo modo, se conoció que la funcionaria de la Alcaldía de La Cruz (Nariño) y su compañero sentimental, serían los encargados de coordinar y transportar los estupefacientes desde las zonas de procesamiento en Policarpa, Leiva, Cumbitara y Santa Rosa, entre otros municipios de Nariño, hasta Cali (Valle del Cauca). 

Tras las verificaciones de área, la Fiscalía estableció que el grupo armado residual Estiven Prado González, disidencia de la desmovilizada columna Daniel Aldana de las Farc y la organización delincuencial denominada Héroes de la Cordillera son las estructuras que coordinan las actividades narcotraficantes en esta zona del país y las responsables del pago de dinero a los funcionarios. 

Por esto hechos, Carriazo explicó que los cuatro detenidos fueron presentados ante un juez de control de garantías en Pasto (Nariño) y el fiscal de conocimiento les imputó delitos de cohecho, concierto para delinquir con fines de narcotráfico, y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. 

Producto de la imputación: los dos uniformados aceptaron los cargos, mientras que la pareja rechazó los señalamientos. Al término de las audiencias los procesados recibieron medidas privativas de la libertad que deberán cumplir en sus lugares de domicilio.

Image
Colprensa
Colprensa