Escuchar este artículo

¿Ha funcionado la estrategia de Conversación Nacional?

Sábado, 21 de Diciembre de 2019
Según expertos, el hecho de que el paro se haya enfriado no es consecuencia de la estrategia del Gobierno, sino de la temporada de Navidad.

Cuando el presidente de la República, Iván Duque Márquez, convocó la que llamó la Gran Conversación Nacional para hacerle frente al paro que inició el pasado 21 de noviembre, las críticas le llovieron. 

Los argumentos se basaron en que, invitar a un diálogo con los sectores que no estaban en las calles marchando, radicalizaría el descontento y alejaría la solución al malestar ciudadano.

Sin embargo, casi un mes después de la convocatoria, el mandatario ha seguido adelante con la iniciativa, mientras el impulso del Comité del Paro parece haberse diluido en medio de la temporada navideña y de una adición al pliego de peticiones de 104 puntos que, incluso, miembros afines a la causa han calificado de absurda. 

Le puede interesar Colombia firmó el Acuerdo de Escazú

¿Sigue el malestar?

El analista político John Mario González señala que la Conversación Nacional como estrategia de dilación para agotar al Comité del Paro ha funcionado. 

A su vez, agrega que el malestar en la opinión pública continúa y por esta razón no sería extraño que la ciudadanía retome las protestas, incluso con más fuerza, en enero cuando acabe la temporada festiva.

De continuar la indignación social en enero, dice el experto, el presidente tendría que concentrarse en hacer una negociación y desplazar la Conversación Nacional. No obstante, también existe la posibilidad de que la protesta se diluya debido a que el Comité del Paro hizo muchas propuestas que podrían considerarse absurdas.

Diego Molano, director del Departamento Administrativo de Presidencia (Dapre) y coordinador de la Conversación Nacional, así como del diálogo con el Comité del Paro, afirma que lo que busca el mandatario de los colombianos es generar confianza y darles solución a las preocupaciones sociales.

Según Molano, esta conversación ha tenido avances relevantes a nivel social en el poco tiempo que lleva. El balance del Gobierno es que se han realizado 16 paneles presenciales con los distintos sectores en los que han participado alrededor de 1.000 personas y se han hecho más de 5.000 propuestas en la plataforma electrónica que el mandatario de los colombianos lanzó hace pocos días en internet.

El director del Dapre resalta que producto de las reuniones con los distintos sectores, el jefe de Estado les comunicó a los alcaldes que incluiría un rubro para la construcción de vías terciarias en la recién aprobada reforma tributaria, y así lo hizo. 

Otro punto importante, que expresa Molano se consiguió a través de esta conversación, fue el de los incentivos tributarios para que las empresas generen empleos a jóvenes menores de 28 años. 

Así mismo, destaca que el jefe de Estado tomó la decisión de acelerar el ‘revolcón’ al Icetex, para que los jóvenes no queden asfixiados por los créditos estudiantiles tras haber culminado sus estudios.

“O sea que esta conversación demuestra que el presidente Duque tiene compromiso con resolver las inquietudes de los colombianos”, dice Molano.

 El presidente Iván Duque ha seguido adelante con la iniciativa del dialogo, mientras el impulso del Comité del Paro parece haberse diluido.

Las propuestas

En relación al Comité del Paro, el representante del Gobierno asegura que desde el pasado 26 de noviembre se escuchó cuando sus miembros pidieron una mesa independiente de la Conversación Nacional. 

Recordó que en ese momento les entregaron un pliego de 13 peticiones que se les pidió ampliar para mayor claridad. Tres semanas después presentaron 104, agrupadas en 13 capítulos.

“Por supuesto que el Gobierno las recibe, pero nos sorprendieron porque muchas de ellas son de orden constitucional, otras tienen que ver con otras ramas del poder público y algunas verdaderamente son insostenibles desde el punto de vista financiero”, añade Molano.

Iván Garzón, analista político, manifestó que fue este motivo el que desprestigió el Comité del Paro, pero que otro sector de la ciudadanía sigue en medio del malestar social  y que no distinguir esto también es un error del Gobierno, porque ninguno de los dos sectores es menos importante que el otro.

Para el analista, el hecho de que el paro se haya enfriado no es consecuencia de la estrategia del Gobierno, sino de la temporada de Navidad y por esta razón habría que esperar hasta enero, cuando se retome la dinámica del país.

“Las encuestas están mostrando que el malestar y el desencanto van mucho más allá de la gente que está en las calles. 

La Conversación Nacional apenas está empezando y es muy pronto para ver los resultados porque no ha habido ningún acuerdo”, señala Garzón.

En este sentido, el experto en política, Mauricio González,  agrega que el Gobierno sigue demostrando poca capacidad para convertir en cambios reales las negociaciones y por esa razón no sería extraño que pasada la temporada de vacaciones vuelvan las manifestaciones  y eso le que afecte la gobernabilidad al presidente.

“No sabemos si el Gobierno vaya a sentir en enero que podría continuar con la estrategia o se vea forzado a la definición de unos temas. Habría que esperar”, agrega John Mario González.

Image
Colprensa
Colprensa