Escuchar este artículo

Médica es asesinada por su compañero sentimental

Viernes, 28 de Diciembre de 2018
El victimario es familia de un reconocido dirigente político del municipio.

Carlos Alberto García, de 60, luego de una riña al interior de su residencia en un sector céntrico del municipio de Ayapel, sur de Córdoba.

La profesional era natural de Barranquilla y trabajaba en la Policlínica San Jorge de ese municipio cordobés. Allí convivía con García, de quienes algunos allegados a la pareja dicen que era obsesivo con los celos.

Fueron los mismos vecinos los que alertaron a la Policía sobre lo que estaba ocurriendo al interior de la residencia, pues ya se había vuelto normal que la pareja peleara porque el hombre, 25 años mayor que ella, la celaba en extremo.

Habitantes de la localidad dijeron que la misma Policía había acompañado al hombre hasta el hospital San Jerónimo a que le practicaran un examen de Medicina Legal, para poder alegar que tenía golpes en el cuerpo y que la había matado en defensa propia.

La comunidad repudió el hecho, pues la médica, pese a no ser de esa región, era ampliamente conocida por los habitantes de esa zona del San Jorge.

Pidieron una investigación seria, teniendo en cuenta que el victimario es familia de un reconocido dirigente político del municipio.

Dos muertos

En otros hechos, dos personas muertas y dos heridas fue el saldo de un ataque sicarial que se registró en el barrio San Jorge, populoso sector del municipio de Montelíbano, sur de Córdoba.

De acuerdo con la información suministrada por las autoridades, las víctimas fueron identificadas como José Fuentes Torres, de 25 años, y Oscar Martínez, un venezolano, de 28, que trabajaba en esa localidad cordobesa.

Se conoció que en el mismo hecho resultó herido Melvin Martínez, hermano del venezolano, y una mujer que estaba celebrando su cumpleaños número 19, quien fue remitida de inmediato a un centro asistencial de Montería.

Las autoridades están haciendo las investigaciones correspondientes con el fin de establecer los móviles del doble crimen. Se indicó que el venezolano trabajaba como cobradiario, mientras que Fuentes registraba anotaciones por extorsión.

Image
Colprensa
Colprensa