Escuchar este artículo

Petro califica de etnocidio situación de niños en Guaviare

El primer mandatario ordenó el envío de una comisión especial del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar el pasado viernes.

Desde el municipio de Jericó, Antioquia, el presidente, Gustavo Petro volvió a referirse a las denuncias de abusos sexuales contra niños y niñas indígenas en el departamento de Guaviare.

En esta ocasión, el primer mandatario aseguro que lo ha sucedido es un etnocidio contra las comunidades indígena y que estos abusos y esta violación sistemática de menores se han dado con la complicidad de las mismas comunidades.


Lea además: Se está empezando a obrar un milagro: Esposo de colombiana con cáncer en EE. UU.


“No es una actividad clandestina hecha contra la misma familia, la misma comunidad, sino que se han alcanzado, de ahí la sistematicidad del problema, niveles de complicidad de la misma comunidad, que no ve otro camino que prostituir a sus propios niños para obtener comida”, explico el presidente.

Este viernes el primer mandatario ordenó el envío de una comisión especial del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y de la Presidencia de la República, con el fin de atender estas denuncias.


Le puede interesar: Gobierno buscará adquirir predios en menos de 15 días para afectados en el Cauca


“He pedido que una comisión del ICBF y de la Presidencia se desplace inmediatamente al Guaviare y atienda las denuncias de violaciones a menores de edad. Este horror lleva años estimulado por la impunidad. Se iniciarán todas las investigaciones, incluso por la omisión de funcionarios”.

En conversación con *Colprensa* la persona municipal, Carolina Galeano Sarmiento, contó que, aunque lo que está pasando en el departamento tomó relevancia debido a varios informes de prensa, estos casos llevan varios años.

“Es una situación muy compleja que escapa de las entidades locales. Esta situación se ha presentado hace muchos años, simplemente que hasta ahora está escalando a nivel nacional gracias a los medios, pero esta problemática sí lleva bastantes años en el departamento”, expresó la funcionaria.


Infórmese: Cada 2 días mataron a un líder social durante 2022


En este sentido la personera dijo que niños, principalmente de las comunidades indígenas Jiw y Nukak “se ven por la zona céntrica del puerto y el malecón. Allí sufren de abusos sexuales, de condición de calle, de explotación sexual, de mendicidad y de consumo de sustancias psicoactivas, especialmente en la inhalación de pegante o bóxer, que les quita el hambre y los desinhibe”.

En lo que respecta al abuso sexual, la Personera asegura que cerca al resguardo indígena de los Jiw está la base militar el Barrancón, “siempre hay presencia de militares cerca al resguardo y es normal ver indígenas, niños y adultos en la calle, de alguna manera esto se puede presentar tanto en la zona rural y urbana porque siempre va a haber presencia”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa
Domingo, 15 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión