Formulario de búsqueda

Por: Gustavo Gómez A.
Martes, 11 Septiembre 2018 - 1:00am

De areperos y areperas

Pero la arepa ocañera, la que no tiene igual ni parecido, ha desaparecido. Por eso los areperos y areperas estamos tristes.

Me llama un amigo para decirme que el sábado pasado se celebró el día internacional de la arepa. ¿De la arepa?, digo yo, sin darle crédito a lo que estoy oyendo. Sí señor,  tal como lo oye, de la arepa. Y no es una celebración cualquiera: es Día internacional.

Quedo con la boca abierta. ¡Imposible! Sé que existe el día del agua, de la tierra, de la lombriz solitaria, del guarapo y de muchas otras cosas, pero no tenía ni idea de que  la arepa tuviera también su día de celebración.

No sé si mi amigo me está mamando gallo, por lo que decido llamar a una amiga, profesora universitaria y especialista en gastronomía. Ella me saca de dudas, pienso.

Yo me considero arepero de tiempo completo. Desde muy niño (diez años) me internaron en el Seminario El Dulce Nombre, de Ocaña, y allí no faltaba la arepa sin sal, típica ocañera. Arepa, de maíz blanco, de pellejo, sin nada para agregarle, ni queso, ni matequilla,  y un pocillo de café negro. Ese era el desayuno. Y la comida era otra vez con arepa sin sal y café negro. Así era todos los días, a excepción de los domingos, que añadían una cucharada de queso molido.

Pero no sé qué tenían las arepas aquellas que se nos fueron metiendo en el gusto de las buenas comidas hasta el sol de hoy. Desde ese tiempo, me volví arepero. Como todos los ocañeros u ocañeras. La arepa ocañera, la propia ocañera, tiene un encanto especial y un sabor que no lo tiene ninguna otra arepa. Y su proceso es maravilloso: Cocinan el maíz blanco, lo muelen y preparan la masa. Hacen la arepa y la ponen en el tiesto. El fogón debe ser de brasas. Después de unos minutos, que sólo la cocinera sabe, la voltea. Y luego, con un soplo (los soplos de Dios) o con un cuchillo, le levantan el pellejo que se le ha formado y la deja dorar hasta que queda de una presencia y un sabor exquisitos. 

Como ven, la arepa no lleva sal, de modo que al consumirse con carne asada o queso rallado o bocachico frito, se vuelve una delicia que mis palabras son incapaces de describir.

Estoy soñando. Eso era antes. Hoy, no hay fogones de leña, la masa ya viene preparada y precocida, sin saber qué menjurjes le echarán, no saben levantarle el pellejo y el sabor es otro. Yo hago aquí un requiem por la típica arepa ocañera. Y sé que también los areperos y areperas que crecieron saboreando este delicioso manjar, lo hacen conmigo.

Algo peor. Hace poco fui a Ocaña, y en el hotel donde me hospedé me sirvieron al desayuno, pan en lugar de arepa, con la que yo soñaba, y con la que había entusiasmado a mi familia, que me acompañaba. ¡Pan en lugar de arepa! ¡En Ocaña! Con razón decía mi abuela que el fin del mundo estaba cerca.

Mi amiga, la experta en comidas, me confirma que efectivamente el segundo sábado de septiembre está dedicado a celebrar el Día mundial de la arepa, pero no me dio mayores datos. Sea lo que sea, se sabe que la arepa ya era preparada por los aborígenes y que desde entonces ha sido alimento esencial en Colombia y en Venezuela. Hoy hay ventas de arepas por todas las ciudades y todas las esquinas. Arepas de huevo, arepas de pollo, arepas de chorizo, arepas de maíz amarillo, arepas de chócolo, en fin.

Pero la arepa ocañera, la que no tiene igual ni parecido, ha desaparecido. Por eso los areperos y areperas estamos tristes. Tenemos nostalgia de aquella arepa. Y hasta una lágrima se nos escabulle por aquellas arepas sin sal y con pellejo, de nuestra infancia. 

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Colombia
Artículo

Fumigación con glifosato, en manos del Consejo de Estupefacientes

El órgano decidirá si se reanuda o no la aspersión aérea de los cultivos ilícitos.

Colprensa
Tecnología
Artículo

El internet satelital rompe barreras en la educación

La revolución digital ha traído consigo una renovación en los modelos de formación.

Cortesía
Publicidad
Cúcuta
Galería de imagenes

Por las calles de Cúcuta ruedan los carros antiguos

Desde el parque Lineal hasta El Malecón.

Juan Pablo Cohen
Colombia
Artículo

Gobierno ha ahorrado $24.000 millones en trámites durante 11 meses

La meta del Gobierno es que a finales de este año se  hayan ejecutado 800 acciones de racionalización.

Colprensa
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Arrancó reconstrucción de los andenes en Cúcuta

Los trabajos se ejecutarán, en una primera fase, en las avenidas 4 y 5 del barrio La Playa.

César Obando
Viral
Artículo

¿Murió Charlie Zaa? Redes colapsaron al rumorearse su fallecimiento

El presunto deceso del cantante colombiano se hizo tendencia en Twitter luego de un hecho en Girardot.

Archivo
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Entretenimiento
Artículo

La “humillación” que vivieron Yina Calderón y su padre en México

La ‘exprotagonista de Nuestra Tele’ e influencer contó en Instagram, en medio de lágrimas, el penoso incidente.

Tomada de Instagram
Tecnología
Artículo

La popular aplicación FaceApp es cuestionada en EE.UU.

Un senador pidió al FBI investigar sus potenciales riesgos para la "seguridad nacional y la privacidad".

AFP
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Desfile de carros antiguos en Cúcuta, estas son las vías cerradas

Los conductores tendrán que utilizar rutas alternas.

Archivo La Opinión
Colombia
Artículo

La JEP acepta al exsenador Álvaro Ashton

Ashton es señalado de tener nexos con los paramilitares en el Magdalena y el Atlántico.

Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.