Formulario de búsqueda

Por: Rafael Nieto Loaiza
Martes, 15 Septiembre 2020 - 1:00am

A las puertas del infierno

El ataque simultáneo en diferentes puntos de la capital, de los CAI de la Policía, no fue espontáneo sino coordinado.

Duque tuvo un respiro de gobernabilidad durante el confinamiento. Pudo evitar el paso por el Congreso, tan díscolo y retrechero después de que se le pusiera freno a la mermelada que repartiera Santos de manera tan abundante, y atendió mediante decretos la crisis sanitaria y sus efectos económicos. Y no tuvo que enfrentar disturbios y manifestaciones en las calles, como las que hubo a fines del año pasado y con menor intensidad a principios de este, porque la gente estaba encerrada. 

Pero era presumible que, relajada la cuarentena, volvieran las manifestaciones. Primero, porque el aumento agudo del desempleo durante el confinamiento, casi el doble que al principio del año, y de la pobreza, que agregará 7.3 millones más de pobres, para terminar el 2020 con dos de cada cinco colombianos en semejante situación, moverá a más ciudadanos a movilizarse. Después, porque las guerrillas vienen desde el 2019 intentando implementar en Colombia la misma estrategia de articulación molecular y violenta que en Chile. Finalmente, porque la izquierda radical y Petro buscan erosionar al Gobierno y minar su legitimidad a través de protestas violentas, con miras a facilitar su llegada al poder. Incendiar el país y que corra sangre, que siempre atribuirán al Estado, es parte fundamental de su estrategia. 

No hay que equivocarse. El ataque simultáneo en diferentes puntos de la capital, de los CAI de la Policía, no fue espontáneo sino coordinado. Aprovechó la indignación ciudadana, pero estaba organizado. 

De manera que la tranquilidad duró poco. El narcotráfico está más boyante que nunca. Los grupos armados ilegales que se alimentan del mismo, incluyendo “disidencias” y “reincidencias” guerrilleras, muy bien financiados. Las redes de milicianos en plena operación, entre ellas las de las Farc, a las que nunca se les exigió que las identificaran y desmovilizaran. Un sector de la ciudadanía, castigada con dureza durante la cuarentena y que hoy sufre desempleo y hambre, impaciente e irritado. Todo ello sazonado con el discurso incendiario de la izquierda que hoy se encubre tras la careta del “progresismo”. 

Para rematar, el abuso policial. Más allá de los antecedentes de mala conducta que tuviera o no Javier Ordoñez o de que hubiera agredido antes a los policías, lo cierto es que ya estaba sometido cuando los agentes le seguían aplicando electrochoques. A los responsables hay que juzgarlos prontamente y con severidad. Pero es absolutamente injusto extender a toda la Policía la culpa por el exceso de fuerza de unos de sus integrantes. La inmensa mayoría de los 167 mil miembros del cuerpo policial respeta la Constitución y la ley y protege a los ciudadanos. Es como señalar a todos los profesores porque algunos maestros hayan sido acusados por abuso sexual de menores. Hecha la precisión, era previsible que se usara el episodio para cargar contra toda la Policía. Son muchos los que buscan el debilitamiento de la imagen, de la institucionalidad y de la autoridad de la Fuerza Pública. 

El coctel explosivo perfecto. Narcotráfico, conflicto armado vivo, delincuencia común disparada y unos sectores ciudadanos enardecidos por el desempleo y la pobreza que se prenden con cualquier chispa. Y mientras tanto, se perdieron los acuerdos mayoritarios que había en el Estado y la sociedad colombiana para enfrentar la violencia y las economías ilegales que la financian. 

El Gobierno no parece darse cuenta de lo que le corre pierna arriba. Se percibe débil, frágil, temeroso. Y el miedo lo pueden oler las hienas, dispuestas a abalanzarse sobre la presa a la menor oportunidad. 

Hay que reparar el daño que dejó el confinamiento y crear tantos empleos y tan rápido como sea posible, para así disminuir la pobreza, y garantizar seguridad y orden. Si a la crisis económica se le agrega una deriva chilena en materia de orden público, estaremos a las puertas del infierno. 

Hemos pasado por situaciones peores y fuimos capaces de superarlas. Para ello es indispensable, de nuevo, la unidad y la voluntad de acción de los ciudadanos de bien frente a los violentos y el fortalecimiento de la Fuerza Pública. Hay que ponerse en la tarea. 

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Judicial
Artículo

Robó en San Martín y terminó herido por la Policía

Diego Alejandro Hernández, bajo arresto, fue llevado al hospital de Cúcuta.

Alfredo Estévez
Cúcuta
Artículo

Alcaldía no dicta aún medidas para frenar contrabando de gasolina subsidiada

El Gobierno de Cúcuta analiza las denuncias para determinar acciones, al tiempo que la Policía aplica controles.

Alfredo Estévez
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Cúcuta podría convertirse en piloto de ciudad inteligente

La estrategia de Nortic cuenta con el apoyo de iNNpulsa y el MinTIC.

Cortesía/La Opinión

Los últimos 15 juegos del Cúcuta en su nueva sede

Los motilones serán locales en el Centenario de Armenia, casa del Deportes Quindío desde 2014, en lo que queda de año.

Archivo
Publicidad
Economía
Artículo

Industria del turismo cambia sus pronósticos por la COVID-19

Amplían alcance del Programa de Apoyo al Empleo Formal para ese sector de la economía.

Archivo
Judicial
Artículo

Mi hijo trabajaba para mantenerme: familiar de hombre muerto en vía a Urimaco

Luis Alfredo Jaimes vivía con su mamá en el barrio Antonia Santos, en Cúcuta.

Cortesía
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Economía
Artículo

‘Aliados X Cúcuta’ busca impulsar la economía en medio de la pandemia

La estrategia brindará apoyo a los sectores económicos, culturales y sociales.

Cortesía
Ocaña
Artículo

Estrategias para dinamizar la economía en Ocaña

Entregan 1.140 kits de bioseguridad en comercios, en el marco de la reactivación.

Cortesía
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Unipamplona se unió al programa nacional Misión TIC 2022

El plan busca la formación de 100.000 personas en el área de la programación y así ampliar la oferta laboral

Cortesía
Pamplona
Artículo

Liliana Mantilla, benefactora de los pobres en Pamplona

La mujer ofrece comida en el barrio Cristo Rey, desde que comenzó la pandemia de coronavirus.

Cortesia
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.