Escuchar este artículo

Acertado

Viernes, 13 de Mayo de 2022
Las cosas vistas

Acertado es que cada año Norte de Santander tenga una vitrina en el espacio literario más importante de Colombia: la Feria del Libro de Bogotá. Fue acertado entonces pensarlo desde las épocas del Instituto de Cultura y lo es ahora que se insiste en mantenerlo vigente contra toda adversidad y capitaneado desde la Biblioteca Julio Pérez Ferrero con el apoyo de la Gobernación. Es un espacio donde las más variadas obras de autores de la región, más el café, sus eventos, sus lugares, pueden estar presentes de alguna manera. Dejar que al menos los libros lleven el aroma de estas tierras hasta Bogotá y de paso a los cucuteños y nortesantandereanos que se cuentan por miles. Ellos también asisten a otra cita: el Día de la Nortesantandereanidad. Más de 400 paisanos se hicieron presentes para esta versión y entre ellos, en feliz coincidencia, el director de la Feria, un pamplonés, el autor y queridísimo ser humano Andrés Sarmiento. 

Fue de nuevo la oportunidad para que el stand de Norte de Santander brillara. Cuenta desde siempre con todo el apoyo de la Gobernación a través de su Secretaría de Cultura y exhibió los más de 100 títulos de autores de la región que se presentaron este año; producciones que no pierden vigencia y muchas obras recién editadas. El top de los libros más vendidos allí lo encabezó Carlos Arturo Mogollón, otro pamplonés, con su libro Colombia más allá de la encrucijada y un honroso segundo lugar lo obtuvo el columnista de La Opinión Gustavo Gómez Ardila con El Pueblo de los molinos de viento y otros relatos.

El stand tuvo actividades diarias además de la exhibición de libros de todo tipo, Alix Pérez y Yirenia Mogollón capotearon los días de feria, las presentaciones y lanzamientos, así como los conversatorios que incluyeron el valioso trabajo editorial de Épica Ediciones de Saúl Gómez Mantilla, quien presentó Días de confinamiento, libro que ya mereció un reconocimiento internacional. Junto a este los textos debut con las obras de Magda Pinilla, Magda Pérez, Alejandro González o la sensible exposición de Entre plumas y espadas de la Editorial Crecer, una antología de poetas víctimas del conflicto armado en el Catatumbo.

Acertado fue conocer experiencias como la de Bibliotecas Públicas Lugares de Memoria, Convivencia y Reconciliación, que desde el año pasado viene adelantando la Biblioteca Julio Pérez Ferrero en alianza con el programa ProPaz de la Agencia de Cooperación Alemana GIZ, dotando las bibliotecas de Norte de Santander con libros enfocados hacia la memoria, la convivencia, el enfoque de género, además de material pedagógico y formación para lograr que comunidades distantes con difícil acceso a las bibliotecas y a la lectura lo tengan.

Acertado el encuentro de amigos, parientes, autores de la región, residentes en Bogotá y visitantes que de alguna manera llegaron; no era para menos, la lluvia cobijó como todos los años, estos dos que pasaron de ausencia y que esperaban un regreso literario de Norte de Santander.

Adenda: Como anhelábamos, la Secretaría de Cultura del Departamento presentó el esperado concurso de cuento y poesía Jorge Gaitán Durán y Eduardo Cote Lamus. Nada puede ser mejor noticia, la espera ha terminado. El reto ahora es desbordar la participación, continuar sumándole historias a este suceso significativo para la literatura en el país.  

@yopoetrix

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda