Escuchar este artículo

Adivinando

Sábado, 6 de Febrero de 2016
Algunos analistas en Wall Street están viendo síntomas de recesión en los Estados Unidos.

Los datos del mercado laboral de los Estados Unidos indicaron que la economía de ese país continúa recuperando momento: Se crearon 151mil empleos en enero, la tasa de desempleo bajó a 4,9 por ciento, el nivel más bajo en ocho años, desde que la Gran Recesión que comenzó en 2008 la hizo llegar a un pico de 10 por ciento. Los salarios aumentaron en el semestre a una tasa anualizada de 2,9 por ciento, más de lo que se esperaba. Con estos resultados, Obama salió a atacar a los candidatos republicanos por propagar pesimismo y desconsuelo. Los analistas económicos estuvieron de acuerdo porque los datos del mercado laboral le dan fuerza a los argumentos a favor de que sigan subiendo la tasa de interés del banco de la Reserva Federal (“FED”).

Pero en los mercados financieros fue el pesimismo lo que predominó, aunque lo normal hubiera sido que repuntaran los precios de las acciones o que por lo menos se detuviera su caída. El índice de Standard & Poor cayó 1,9 por ciento el viernes, el de Down Jones 1,3 por ciento y el NASDAQ, que refleja el comportamiento de las acciones de empresas de alta tecnología, se redujo 3,25 por ciento.

Algunos analistas en Wall Street están viendo síntomas de recesión en los Estados Unidos inducida por la desaceleración de la economía china (que no afecta desmedidamente a la de los Estados Unidos) y porque el aumento en los puestos de trabajo en enero, aunque importante, estuvo por debajo de los 200 mil que esperaban. Le añaden a esto que el aumento la tasa de interés que se espera en marzo posiblemente no ocurra porque el FED, preocupado por crecimiento más que por inflación, está más atento a los datos de empleo que a los de salarios y puede interpretar el menor crecimiento de los puestos de trabajo como indicativo de que la economía no está recuperándose inequívocamente.

Esta circularidad en la formación de expectativas o por lo menos en la explicación que se les da también está manifestándose en el mercado de bonos. A pesar de que el FED ha anunciado que continuará aumentando las tasas de interés el mercado no muestra que estos anuncios tengan credibilidad. Por el contrario, las tasas de interés de los del Tesoro con vencimientos futuros son superiores a los de los mismos títulos con vencimiento inmediatos, indicando que los mercados le apuestan a que no siguen subiendo las tasas de interés, o que esperan una recesión. A esto también ha contribuido que de los bancos centrales de otros países no han renunciado explícitamente a la “flexibilidad cuantitativa”, a tal punto que el Banco del Japón ofrece bonos de largo plazo con rendimientos negativos.