Escuchar este artículo

¿Bueno o malo?

Viernes, 8 de Julio de 2016
La anomia es un estado que surge cuando las reglas sociales se han degradado.

El  pasado  17 de junio  quedó en firme el Nuevo Código de Policía, al ser aprobado  en cuarto debate  por la Cámara de Representantes, aunque aún  falta que la Corte Constitucional lo revise.   Este Nuevo Código  de 43 artículos busca reformar la normatividad que rige en Colombia desde hace 44 años,  con  el objetivo  de   mejorar  la convivencia ciudadana. La norma explica las condiciones para una  buena  convivencia, los deberes de las personas naturales y determina como es ejercido el poder, la función y la actividad de la policía.

Entre las  novedades  que contempla esta nueva norma de conducta, estas  son  algunas: las protestas sociales podrán ser disueltas por la policía cuando lo considere necesario,  las autoridades de policía podrán desactivar temporalmente toda fuente de ruido o sonido que afecten la tranquilidad de las personas, impedir o corregir la indebida ocupación del espacio público,  proceder con  quienes realicen necesidades fisiológicas en el espacio público, realizar allanamientos   sin orden  judicial en casos excepcionales, no permitir  la  utilización  de  menores para evadir orden judicial,  y actuar  contra el indebido  maltrato de los animales. Además, todo procedimiento podrá ser grabado mediante los medios permitidos.

Pero mientras hay ciudadanos que muestran preocupación  por considerar que  la aplicación de este nuevo código  puede ser un camino a la arbitrariedad, por el abuso que se pueda presentar, hay quienes lo ven como un medio para lograr el  respeto  a la normatividad  y un gran  camino  hacia la cultura ciudadana. Como argumento fuerte de quienes defienden su implementación, está la de considerar que ante el estado de descomposición total por el que atraviesa   nuestro país, como consecuencia de la falta o incongruencia de las normas sociales (anomia),  se requiere un urgente cambio.

Colombia no puede seguir contemplando en forma indiferente  la proliferación  de  centros anómicos,  como el Bronx, permitir  que muchos ciudadanos sigan evadiendo  normas como las de no respetar las señales de tránsito, invadir el espacio público, no respectar las filas, en fin… Solamente mediante el establecimiento de un orden social  aceptable para todos, podremos superar el estado de anomia que padecemos y  que pese a  su progresivo avance lo ignoramos.

Para los expertos en el tema, la anomia es un estado que surge cuando las reglas  sociales  se han degradado  y ya no son respetadas por los integrantes de una comunidad. Se presenta la ausencia de leyes y  la carencia de normas sociales, mientras proliferan  las conductas antisociales. Por esto, cambio como el anunciado, es esperado con enorme positivismo.