Escuchar este artículo

Catastro multipropósito

Jueves, 28 de Julio de 2022
Unos días criticando a la administración y otros sobándole la chaqueta al alcalde.

Un nuevo rifirrafe-uno más- de los que ya nos tienen acostumbrados los integrantes del Honorable Concejo Municipal, esta vez por cuenta del señor Nelson Ovalles, que renunció a la ponencia del acuerdo presentado por la administración municipal de Cúcuta, solicitando la incorporación de la suma de 19 mil millones de pesos para el funcionamiento de la oficina de catastro multipropósito.

Estos dineros que no fueron utilizados en la vigencia del año inmediatamente anterior, son necesarios para la actualización catastral del municipio, que repercutirá en un aumento considerable en el impuesto predial que tendremos que pagar un buen número de cucuteños. 

El señor Ovalles, ante la negativa de la administración de absolver una cantidad de interrogantes, normales para la presentación de la ponencia, entuteló a la misma, con el fin de que por vía judicial se le hiciera entrega de los informes solicitados.

Además, denunció, que los concejales Raad, Dueñas, Karime y Sepúlveda que lideran las actuales mayorías del concejo, anunciaron que, por encima de todo, con ponencia negativa y demás, ellos, la mayoría, aprobarían el acuerdo a pupitrazo limpio. Mal, muy mal.

El concejal Ovalle, solicita se aclare por qué, cuando se aprobó el año anterior los recursos por 25 mil millones, se dijo que contratarían una empresa como operadora catastral y ahora, manifiestan, que no y ellos mismos-la administración- se encargarían de la función como gestores catastrales.

Estos estudios que dieron base para un cambio de estrategia no se los dieron a conocer al ponente señor Ovalle, lo que motivó como se manifestó anteriormente, su renuncia a la ponencia.  

Y los concejales Dueñas, Raad y compañía, como los micos brincando de rama en rama, unos días criticando a la administración y otros sobándole la chaqueta al alcalde, en eso se ha caracterizado este periodo de los concejales. Incoherentes.

Para la muestra un botón: Mucha alharaca, con moción de censura incluida, hicieron los concejales en mención, sobre la no asistencia del señor Miguel Peñaranda director del Área Metropolitana a un control político en la plenaria, para una vez hecho presencia, como los toreros después de una memorable faena, salir en hombros del recinto. ¡Qué vergüenza!

Una citación al concejo a un secretario de despacho, un jefe de departamento administrativo o un director de instituto descentralizado, para control político, otrora, era justificable por indicios de irregularidades, los concejales se documentaban, para la elaboración del cuestionario, se surtía un ejemplar debate que no dejaba duda sobre la gestión buena o mala del funcionario.

Los tiempos cambiaron, ahora los citan para “felicitarlos”.

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda