Escuchar este artículo

Comprando autoestima

¿Por qué las personas consideran que les falta autoestima?, y ¿por qué se hace tan indispensable buscarla?

Las necesidades básicas del hombre parecen estar cambiando, pero esto no es necesariamente contraproducente. Según varios autores, entre ellos Maslow con su famosa pirámide, las personas se preocupan primero por la supervivencia, donde se encuentra alimentación, vivienda y ropa. De allí en adelante se abre un abanico de posibilidades que incluyen educación, salud mental, pareja, etc.  Entonces, cuando el ser humano considera que tiene cubiertas estas condiciones de vida, puede dedicarse a la búsqueda de otras circunstancias menos importantes para la supervivencia de la raza humana, pero satisfactorias al espíritu, como es el caso de la autoestima.

En el mundo de los negocios, generalmente se vende lo que se necesita, y si no se necesita nada, se crea la necesidad, para que a la gente le haga falta lo que el otro tiene para vender, y la autoestima no escapa a esta ley de la oferta y la demanda. Desde que el mundo humano existe se ha cumplido esta norma y los mercaderes de alivio al espíritu han puesto su chuzo, para hacer negocio con lo que las personas creen necesitar para conseguir la felicidad, o por lo menos, el alivio de la tristeza y soledad. Por lo tanto, se venden drogas que mejoran el ánimo (legales e ilegales), se compra amor en la calle o algún bar, votamos por el que ofrece quitar dinero a los ricos para darle a los pobres (considerando siempre que los pobres somos nosotros) y, negociamos una mercancía que muchos creen necesitar, LA AUTOESTIMA.

Pero un momento, comprar autoestima no necesariamente es dañino, siempre y cuando se haga por un ratico. De manera que, pagamos la entrada a grandes teatros para escuchar a quienes se han podido superar en la vida, porque antes eran pobres o vivían en un infierno y ahora son personas de bien y con éxito. Eso nos alegra el alma, nos identificamos con ellos, pensamos que si pudieron lograrlo, nosotros también, y compramos su libro por otra módica cantidad de dinero que bien vale la pena, y si nos han enganchado bien, hacemos también el curso, por otro costo adicional.   OJO, no tengo nada en contra de eso, porque al final venden ilusiones y esperanzas que alegran a los demás, pero me genera una curiosidad, ¿desde cuándo a la gente le falta autoestima?, ¿por qué las personas consideran que les falta autoestima?, y ¿por qué se hace tan indispensable buscarla?

Particularmente pienso que con los cambios que ha dado la vida, a la gente no le falta autoestima, sino más bien le sobran expectativas. Se les inculca falsamente que pueden conseguir lo que quieran tan solo con desearlo, pero deseándolo fuertemente, de tal manera que los pequeños consideran que podrían ser como Messi o como Shakira sin mucho esfuerzo. Hasta aquí todo bien, pero, la gran mayoría de las veces esto no progresa y las personas entran en frustración porque, “parecía tan fácil”. De manera qué, como han cargado con esta forma de pensar hasta que son adultos, se consiguen con la dura realidad de que el éxito en el trabajo, amor, deportes, etc., no cae del cielo por sí solo y, la “autoestima” comienza a bajar, hasta que aparece alguien que se la quiere vender de nuevo, poniendo como ejemplo muchas veces su propia vida y repitiendo la misma historia “es fácil si lo deseas con fuerza y fe”.

Es importante estar consciente de nuestras limitaciones y esforzarnos por tratar de superarlas, pero si no se puede, tampoco es la gran cosa, hay que seguir disfrutando de la vida, esa es la verdadera autoestima y, es gratuita.

Viernes, 9 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión