Escuchar este artículo

Cúcuta cambia cada día más

Viernes, 14 de Enero de 2022
Si examinamos detenidamente los parques, las máquinas están en mal estado, sin pintura, falta mantenimiento, lástima, pues dañan la imagen de la ciudad; basta examinar de cerca los aparatos y se comprueba el mal estado.

Tenemos una ciudad bonita, de calles amplias,  doble carril en muchos sitios, mejor movilidad, pero como las grandes ciudades, con múltiples problemas que deben ser subsanados por el Alcalde.

Los huecos, casi cráteres lunares afean la imagen de la ciudad, problema de muchos años atrás al deteriorarse la malla vial, se realizan arreglos pero, las voces de protestas impidieron culminar la repavimentación de la redoma de San Mateo en su totalidad; estas debieran estar en buen estado, por ser fundamentales para la movilidad, por ejemplo, la de Pinar del Rio. Lo más grave, parece que no hubiera interventoría en los bacheos para examinar la calidad del asfalto.

La administración arregló los  parques conjuntamente con la gobernación.

Sin embargo, típico de nuestra ciudad las obras inconclusas. No se dejó partida para el adecuado mantenimiento, puentes sin orejas como el de San Rafael, tres puentes en el terminal con mala realización, vueltas para llegar hacia el centro, que falla.

Si examinamos detenidamente los parques, las máquinas están en mal estado, sin pintura, falta mantenimiento, lástima, pues dañan la imagen  de la ciudad; basta examinar de cerca los aparatos y se comprueba el mal estado.

Es elemental, que al hacer una obra deben existir provisiones para mantenerlas en buen estado. Estos son sitios de recreación que deben ser objeto de esparcimiento para los niños, máxime cuando viven encerrados y requieren desarrollo físico adecuado.

Hay parques de poco espacio pero muy bien distribuidos como el de la Quinta Oriental con múltiples canchas para varios deportes y juegos de niños.

El parque del Colsag frente a la clínica, requiere otra cancha de baloncesto, por la pandemia, el uso es mayor cada día, pues, son muchos los niños que allí practican baloncesto; bastaría correr la tienda, colocarla más abajo, con lo que se ganaría otro espacio para el esparcimiento de los niños y se ganaría en seguridad pues es un parque con cuatro entradas, debiendo darse mayor seguridad.

La cancha de futbol del Colsag puede reformarse construyendo canchas sintéticas de micro y de voleibol y baloncesto con cemento pulido y pintura para los niños.

En Atalaya se mejoró mucho la infraestructura deportiva, dándole presencia agradable al sector.

El parque de los niños en el Barrio Blanco amerita retoque de pintura. Y a media cuadra del parque de los niños hay una cancha con unos de los tableros de fibra de vidrio partidos, sin que se realice su cambio.

Se puede buscar patrocinio para los parques con vallas pequeñas que no afecten el espacio visual, garantizando su buen estado.

El parque de la Urbanización Sayago pide a gritos el mejoramiento de los juegos, pintura y poda; igual pasa con la cancha de Prados del Este donde juegan niños de 7 y menos años, con arcos inmensos que permiten goleadas que los afectan.

La falla en seguridad lamentable, hurtaron las luminarias del malecón y algunas vallas, destruyendo el patrimonio de la ciudad; solución, vigilancia privada pagada por empresas, que ganarían publicidad y embellecerían nuestra ciudad.     

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado