Escuchar este artículo

Cúcuta: Un reto para los candidatos a la Alcaldía

Viernes, 8 de Enero de 2016
La actual coyuntura económica y social es difícil, los datos así lo muestran.

Quien vaya a gobernar Cúcuta enfrentará muchos retos, que demandarán conocimiento técnico, presupuesto, capacidad política y gestión. Pues las problemáticas que aquejan a la ciudad son complejas y el inventario es extenso; en ese sentido, es bueno mencionar que muchas de las políticas para enfrentar temas como eldesempleo, la pobreza y la desigualdad, están determinadas sectorialmente y por tanto de manera vertical ( Top- Down); pero creo que es necesario la construcción de propuestas desde el ámbito local, con los actores sociales y las instituciones públicas y privadas, para generar una visión de desarrollo colectiva, que permita trazar rutas de cambio y  oportunidades reales para todos ( Bottom-up).

La actual coyuntura económica y social es difícil, los datos así lo muestran: en el último trimestre móvil del DANE, Cúcuta ocupó el primer puesto en desempleo con una tasa de 16,7%, una tasa de subempleo subjetivo  y objetivo del 21,2% y 8,4% respectivamente; la informalidad laboral es persistente ( 71%) y en el último informe de pobreza hubo retrocesos, pues la incidencia fue para el 2014 de 33,1% superior a las del 2013 y 2012 ( 1,8 y 0,7 puntos porcentuales respectivamente), aunque la  pobreza extrema disminuyó con respecto al 2013, paso de 6% a 5,7%, realmente no hubo cambios significativos respecto al  2012 y 2011 ( 5,1% y 5,7% respectivamente). Sumado a lo anterior se encuentra una zona de frontera atravesada por conflictos y una “crisis” que ha calado en el imaginario social, afectado por dinámicas delincuenciales que sobrepasan la capacidad institucional local. El tejido empresarial es débil y unas economías subterráneas enquistadas en lo más profundo de la vida cotidiana de la ciudad, exigente un gran esfuerzo y proyecto de ciudad.

Cuando hay un escenario con problemáticas tan diversas y entrecruzadas, emergen intereses de diferente nivel y fuerza, que generan una presión en las demandas sociales y ponen en sazón la capacidad de política y  gestión para quien tome las riendas de la administración pública, por lo tanto es imperativo conocer las propuestas de los candidatos en  cada uno de los aspectos importantes de la agenda de la ciudad ( educación, salud, seguridad, empleo , competitividad, etc), para analizar la coherencia, pertinencia y factibilidad de las mismas.La democracia exige el debate público y por lo tanto la confrontación de ideas, puede sonar muy romántico y hasta ingenuo, en un país carcomido por la corrupción y la clientela política, pero el hecho que la abrumadora ignominia descuelle, no significa que no sea necesario la construcción de una cultura política diferente, y creo que dada la profunda crisis que atraviesa la ciudad es la oportunidad para este ejercicio y la construcción de un proyecto colectivo que esté por encima de los intereses particulares, Cúcuta tiene un gran potencial y merece un mejor futuro. Pero hay que adicionar que todo no depende de quien detenta el poder, sino de una ciudadanía activa y organizada, que no se quede en el simple lamento resignado, abrumado por el derrotismo y pesimismo, que inhibe la participación y la esperanza, la pasividad es cómplice y estas elecciones son el momento para pensar y construir una ciudad diferente. Por lo tanto es un imperativo las propuestas y el debate, y sobre todo la participación ciudadana consciente.