Escuchar este artículo

Destellos sobre el Bicentenario (II)

Miércoles, 27 de Octubre de 2021
Hubo paralización de Cúcuta y el área metropolitana. Se alegó que se trataba de unirse al regocijo del bicentenario. 

El Ejército y la Policía desplegaron ocho mil hombres para proteger al jefe de Estado colombiano que iba a estar en Cúcuta y Villa del Rosario con motivo de la conmemoración del bicentenario del nacimiento de las repúblicas de Colombia, Venezuela y Ecuador. Drones vigilaban todos los lugares juzgados como peligrosos,  al igual que aviones que atronaban en el cielo día y noche. 

Hubo paralización de Cúcuta y el área metropolitana. Se alegó que se trataba de unirse al regocijo del bicentenario. 

Para despejar la incógnita acuérdense los  lectores que el 25 de junio de este año el helicóptero en que estaba el presidente Duque fue tiroteado en el aeropuerto Camilo Daza de nuestra ciudad.  

Digamos, como paréntesis, que ataque semejante constituye la mayor injusticia e ingratitud con el mandatario de parte del grupo insurgente que fuere el autor. El doctor Duque ha sido clasificado como de centroizquierda- aunque para otros como el periodista Alberto Acosta, Duque es de extrema izquierda al igual que Juan Manuel Santos -, y quienes lo atacaron son también izquierdistas. No ha habido un mandatario tan blando y consentidor con ellos como Duque: no acabó con la JEP como había prometido en campaña, no les fumigó los cultivos de coca y marihuana con glifosato según su programa, les ha permitido que continúen con tales cultivos a su gusto, les ha pasado de agache, sin ejercer ninguna autoridad, los actos violentos que protagonizan a diario, ¿y aún tratan de matarlo? ¡Es inaudito! Así le paga el diablo a quien bien le sirve.

Sigamos con los lunares de la celebración: Nos pareció uno de suma gravedad la ausencia de la Sociedad Académica Bolivariana de Colombia que cuenta con una pléyade de historiadores muy competentes. En cambio, fueron invitados historiadores de otras corrientes.  ¡Como si Bolívar no hubiera consolidado en esos eventos de Villa del Rosario de 1821 su título de Padre de la Patria!

¿Por qué no se decretó la izada de la bandera nacional siquiera un día en todo el territorio?  ¿Y acaso hubo un espectáculo de juegos pirotécnicos como se estila en todos los países del mundo en fechas tan significativas? Por ello el pueblo ni se enteró del bicentenario y por tanto no participó en absoluto. Es cierto sí que se colocaron pancartas a lo largo de algunas avenidas cucuteñas destacando el Bicentenario del Congreso de Villa del Rosario, con los escudos del departamento Norte de Santander y de la alcaldía de San José de Cúcuta. Pero sonó raro que al pie de las pancartas se hubiera puesto esta propaganda: “El tabaco es nocivo para la salud. Ley 30 de 1986”.

Hace doscientos años la guerra no había terminado y cundía el temor porque el enemigo asechaba. Hoy vivimos una situación semejante. Pareciera que los sectores que pretenden borrar el pasado no quisieran que nada se conmemorara. Otros queríamos que se botara la casa por la ventana. Ganaron aquellos. 

orlandoclavijotorrado@yahoo.es

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas