Escuchar este artículo

El día de los valientes

Viernes, 9 de Abril de 2021
El día de hoy (Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del Conflicto) debe ser un llamado de atención para que entre todos protejamos y apoyemos a los valientes.

Las 9.113.500 víctimas del conflicto armado en Colombia no son solo cifras. La vida que conocían y dejaron atrás estos nueve millones de colombianos significa mucho más que los 53,6 billones de pesos que se requieren para culminar el proceso de indemnización de todas las familias que sufrieron hechos victimizantes.

Un informe de septiembre de 2020 indicó que solo el 12% de las víctimas del país han sido indemnizadas, tras casi diez años de la promulgación de la Ley 1448 de 2011. Materializar el enfoque transformador del cual versa la norma y sus decretos reglamentarios es mucho más complejo de lo que suena (o se lee), y nos involucra a todos. 

El hecho de que necesitemos más de cincuenta años para reparar por vía administrativa (indemnización) a todas nuestras víctimas debería significar algo, debería decirnos algo o por lo menos hacernos sentir algo. 

Si habláramos de otra cosa, por ejemplo, del esclarecimiento de la verdad, la frustración sería igual o mayor. Cientos de miles de historias inconclusas, de palabras que quedaron sin decir, de abrazos que no se alcanzaron a dar; y que aún hoy no tienen un cierre. En Colombia hay por lo menos 80.000 familias que han sido víctimas de desaparición forzada y no han encontrado la verdad sobre el paradero de sus padres, hijos o hermanos.

Los nueve millones de víctimas que hay en el país son más que los decretos, conceptos y normas alrededor de la justicia transicional. Son los suspiros de las madres que siguen en vilo y los niños y jóvenes que tuvieron el terrible destino de ser víctimas y victimarios a la vez, cuando fueron reclutados forzadamente. 

Son todos ellos quienes necesitan un despertar de la sociedad, no basta con la empatía, pero es un paso inicial. No alcanzarían las columnas, blogs, conversatorios y podcasts para recordarlos y honrarlos a todos, así como tampoco son suficientes los esfuerzos que, como funcionarios, defensores de derechos humanos, empresarios y sociedad en general hacemos para reivindicar sus vivencias y ayudarlos a sanar. 

El día de hoy (Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del Conflicto) debe ser un llamado de atención para que entre todos protejamos y apoyemos a los valientes. Para que con solidaridad conmemoremos a los valientes, no de forma vacía y protocolaria, sino de verdad. Recordemos no sólo a los que ya no están, pensemos también en los que hoy perseveran en el propósito de construir la paz, a pesar de los riesgos que esto pueda suponer. 

Los violentos insisten en atacar a quienes quieren reconstruir sus vidas, amenazan a quienes quieren vivir un futuro diferente en el campo o en la ciudad, a los que están emprendiendo, pero su valentía los impulsa y nuestro compromiso con ellos es protegerlos de esa violencia que se resiste a acabar. 

En el día de los valientes hagamos que despierte la memoria colectiva que yace dormida a pesar de saber que doce de cada cien personas con las que nos cruzamos por las calles de Cúcuta han sufrido pérdidas por causa del conflicto armado, y a pesar de ello siguen siendo valiente

.Sólo por hoy, tratemos de sentir la valentía del otro y no la dibujemos ajena, lejana, para que entre todos podamos ser solidarios de verdad.
 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas