La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Enfrentamiento Presidente y Corte

¿Hasta dónde la Corte Suprema de Justicia puede expresar su desacuerdo por una terna que le envía un presidente para la elección de fiscal?

Uno de los episodios de mayor gravedad que ha ocurrido durante el gobierno del presidente Petro ha sido el del jueves pasado cuando durante por un espacio de cuatro horas, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia no podían salir del Palacio de Justicia. Algunos medios y analistas alcanzaron a señalar que hubo un secuestro de pocas horas. No hay nada más peligroso, y más en un país como Colombia, que una multitud con la creencia que ha sido engañada, que si la Corte elegía fiscal ese jueves, se restablecía de inmediato el equilibrio de poderes, la armonía de poderes. En todo caso un enfrentamiento muy peligroso que incluso por momentos alcanzó a temerse por lo peor, algo como la toma del Palacio de Justicia en 1985. Las expresiones de algunos políticos no hacían sino dimensionar lo que ocurría. a senadora María Fernanda Cabal lo decía: “Aquí hace falta otro general Cabrales”, de ingrata recordación por la toma del palacio. Al parecer incluso llegaron indígenas del Cauca.

Y la pregunta que surge es inevitable: ¿Hasta dónde la Corte Suprema de Justicia puede expresar su desacuerdo por una terna que le envía un presidente para la elección de fiscal?¿Puede disentir? Creo que sí lo puede hacer. La Corte en una elección de esa importancia no puede ser un convidado de piedra. Aquí el problema es otro;la excesiva tardanza en la que ha incurrido la Corte en la medida en que el presidente se la envió alrededor de hace  cuatro meses. Demasiado tiempo, una tardanza injustificada que de alguna manera ha llevado al presidente – muy hábil en esas confrontaciones -, a “sacarle ventaja” a esa lentitud de la corporación de justicia. Alguien decía en estos días que Petrosiempre está buscando un sparring, alguien con quien enfrentarse, que ahí es donde se siente cómodo, que hace algunos años lo fue Uribe, y como en los últimos meses no ha aparecido, ahí apareció el contrincante, la Corte. Peligroso enfrentamiento.

Aquí aparece otra arista del problema. La fiscalía investiga al hijo del presidente y tiene toda la competencia y argumentos para hacerlo. Las mismas declaraciones de Nicolás y su ex esposa han sido graves. A pesar de ello, el protagonismo de Barbosa fue inoportuno e incendiario, y lo peor de todo, se encuentra con otro protagonista como Petro que temperamentalmente tiene mucho de lo mismo. El presidente y el fiscal en un enfrentamiento público, casi diario, mientras en el país la economía cae, la inseguridad da miedo, la paz no avanza, la incertidumbre es inmensa. Este no era el cambio que se esperaba. Y viene otra pregunta, ¿qué va a suceder si en la próxima sesión de la Corte no elige fiscal? Bastante probable. Es muy posible que llegue una Corte envalentonada con lo que pasó el jueves; algo así como herida en su orgullo, dispuesta a mostrarle al país “que no están pintados”. ¿Y ahí vendrán más protestas?

Por momentos daba la impresión que días antes de la elección, el presidente casi que trinaba e incitaba a sus seguidores para que presionaran a la Corte para que eligiera. En algún momento, Petro pierde el control de lo que estaba sucediendo, y ahí es cuando se reúne con las autoridades para que trataran de controlar la situación. Como lo alcanzaron a decir en hora 20 de Caracol, el presidente jugó con candela, y por poco el centro de Bogotá se incendia. Creo que por estos días se presenta “Circombia” en el teatro Zulima. Y las expresiones del expresidente Gaviria, públicamente cuestionando la estabilidad mental del presidente. Todo muy grave. Este no era el cambio que esperaba Colombia.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Domingo, 11 de Febrero de 2024
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día