Escuchar este artículo

Mandados a recoger

Sábado, 4 de Julio de 2015
Hoy aplaudo por primera vez la iniciativa del alcalde Donamris de poner en orden el espacio público.

Desde que inició la administración del alcalde Donamaris, he puesto de público conocimiento las significativas diferencias por su estilo de administrar toda vez que mi concepto sobre el manejo de ciudad dista bastante de lo que pensé cuando hace dos décadas aspiraba a ser el administrador de ciudad y hoy, luego que su sueño se ha hecho realidad ha hecho todo lo contrario de lo que hizo creer a muchos seguidores.

Hoy aplaudo por primera vez su iniciativa de poner en orden el espacio público y para ello contó con un ente como Camacol que fue blanco de comentarios ciertos o inciertos por parte de algunos munícipes y hoy siente  lo que algunas veces su representante ha hecho con otras entidades: juzgar injustamente.

No dudo ni por un instante la idoneidad de las personas que participaron en la construcción del documento pero creo que faltó socializar muchos aspectos entre ellos el tema de los contenedores soterrados. 

Para interpretar en sentido de mi escrito sugiero de manera respetuosa observar el video del siguiente enlace, el cual tiene una duración de tres minutos e ilustra lo pertinente: http://www.sotkon.com/es/standard

Los contenedores soterrados son la mejor propuesta para evitar que las basuras sean el espectáculo más horroroso que pueda ofrecer una ciudad, por cuanto los desechos son enviados a un depósito subterráneo que es desocupado con una frecuencia cronometrada de tal manera que sus olores no incomoden a los ciudadanos.

De igual manera es la solución perfecta para que las bolsas llenas de material orgánico e inorgánico, no sean objeto de la esculcadera de animales y personas que derivan algunos ingresos con lo que arrojan o desechan los demás ciudadanos.

Esos contenedores tiene una patente de diseño que no puede por ningún motivo ser  copiada en su concepto por cuanto tiene patente registrada y por eso el comentario del concejal César Arbey Torres no es muy acertado y deja serias dudas sobre su conocimiento en el tema al señalar los contenedores como un “mico” de la administración para beneficio de particulares y que además “están mandados a recoger”, según su propias palabras.

Ahí es cuando afirmo la injusticia que se comete con Camacol puesto que no se entendería de dónde salió tal acusación y lo que me pareció más risible es la respuesta que según la noticia publicada el día 26 de junio por este mismo medio de comunicación, la doctora Margarita Contreras representante de Camacol, intentara aclarar que el manual no decía que tenían que ser contenedores soterrados. 

Nace la pregunta a Camacol: ¿Doctora, entonces si no eran soterrados, pueden ser cajones a la intemperie para que los olores sean el ambientador de los edificios y condominios?  

Pues la verdad, muy lamentable que las mayorías del Concejo de Cúcuta hubiesen hundido el proyecto del espacio público entre otras cosas, pensando que un “mico” le haría daño a la ciudad porque sean los contenedores soterrados u otra medida para el manejo de las basuras debe tener soluciones grandes y ajustadas a una ciudad que crece en población y problemas los cuales solo se resuelven con inversión.

Los contenedores soterrados tienen patente de invención registrada mundialmente y por eso no podemos “fusilar” sus diseños para que algunos representantes del legislativo estén contentos, queriendo ser famosos por descubrir el agua tibia y por eso son esas  personas las mandadas recoger.