Escuchar este artículo

No da pie con bola 

Viernes, 19 de Febrero de 2021
Estos son sólo algunos de los desaciertos del gobierno de una persona inexperta y poco capacitada y que está es al servicio de Sarmiento Angulo y de los demás banqueros.

El gobierno por el que Uribe dijo que había que votar, no da pie con bola. Es cierto, en Colombia no se puede elegir cuál es el mejor gobierno, sino cual es el menos malo. Sin embargo, en lo que la mayoría de la gente estará de acuerdo es en decir que este gobierno se disputa el podio por el ser más improvisado e inepto de los últimos años.

Mientras Chile superó el millón de vacunados contra el coronavirus, en Colombia ni siquiera todavía llegan las vacunas. En México, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Bolivia, Chile, Argentina y Brasil, también ya vacunan. Que países con menos recursos económicos, como Ecuador, Bolivia y Costa Rica, nos hayan ganado, demuestra que no todo es asunto de dinero sino de estar en la jugada; lo que evidentemente falta en el ministerio de salud en manos de Fernando Ruiz. 

Casi que cada día se escuchan masacres en cualquier lugar del territorio nacional. En algunas regiones los criminales son los que imponen ley. En cuento se refiere a nuestras gloriosas fuerzas militares, desde hace un tiempo para acá, son más frecuentes las noticias de escandálalos de corrupción o de abusos que de operaciones exitosas. Es deber de Duque, como máximo comandante, ponerlas en acción. Lo que evidentemente no hace. Claro está, no que vayan a matar a inocentes y a hacerlos pasar como criminales dados de bajo.

Ya está sonando una nueva reforma tributaria, la que sería la tercera durante este gobierno. Y de esta sino se salva nadie, pues hasta el arroz y la papa tendrían IVA del 19 por ciento. Lo realmente absurdo es que el gobierno prefiere hablar de más impuestos a los colombianos que de combatir la corrupción, la que se ha robado el dinero que se está necesitando para paliar los gastos dejados por la pandemia. 

Los departamentos que limitan con Venezuela, y en especial Norte de Santander, están sumidos en una enorme crisis social y económica. Tenemos las tasas más altas de desempleo e informalidad. Cifras que se han agravado con la pandemia. Y como si esto fuera poco, en vez de generar políticas de desarrollo, lo que hace es perjudicar aún más las ya empobrecidas empresas estatales que tenemos: nada que cancela los casi $74 mil millones de pesos que le adeuda al Hospital Universitario Erasmo Meoz. 

Y en este contexto tan dramático, se le ocurre crear el Estatuto Temporal de Protección para Migrantes Venezolanos. Este estatuto no está mal, todas las leyes que contribuyan a mejorar las condiciones de ese hermano pueblo y a eliminar la xenofobia, bienvenidas sean. Sin embargo, que antes de elaborar estas leyes, gestione agresivas y eficaces estrategias que generen empleo, bajen la informalidad y combatan la criminalidad. 

En otras palabras, en las actuales circunstancias, la presencia de más venezolanos, y con los precios bajos que estos cobran por sus servicios, a los colombianos que viven en esta región traerá más desempleo y la ya desbordada informalidad seguirá creciendo. Y ni que hablar que es la receta perfecta para que se fortalezcan y multipliquen las bandas criminales que habitan y gobiernan entre nosotros. 

Estos son sólo algunos de los desaciertos del gobierno de una persona inexperta y poco capacitada y que está es al servicio de Sarmiento Angulo y de los demás banqueros. Que desconoce la realidad colombiana. Si le preguntáramos sobre estos temas nos respondería con su memorable: “¿de qué me hablas viejo?”