Escuchar este artículo

Ser educado es otra cosa

Jueves, 30 de Julio de 2020
Los seres humanos debemos ocuparnos de cultivar asertivamente todos y cada uno de los campos de la vida, y mirar a ésta como algo integral.

En nuestro medio se ha popularizado mucho el vivir vociferando frases como estas:   Es que a nuestro pueblo si le hace falta mucha educación, que señora tan maleducada, que niños tan maleducados (parece que nunca han ido a la escuela), esas señoras chismosas si son maleducadas, si la gente fuera educada, nuestro país sería otro, “es que la educación entra por casa”, mala educación es la que tienen muchos profesionales cuando atienden a sus clientes, etc. Otro problema es que  aparte hay mucha gente no estudiada, ni educada, y sin embargo son personas de muy buen trato y modales, cuyas relaciones interpersonales en general son muy buenas tanto en su casa como en otros ámbitos.  Esas personas vienen de otro planeta?, tienen una genética distinta a la de los demás?  Noo, yo creo que no, de lo que si estoy seguro es que estas personas son más sencillas y alegres, menos complicadas que el común, no se dan mala vida. Además como les gusta ser bien tratadas, no le hacen daño a nadie, ni de palabra, ni de obra, ni por omisión. Aparte son personas que tienen un buen nivel de auto-estima, son seguras de sí mismas y no viven en función de criticar, envidiar y/o maltratar a sus semejantes. 

Nuestro medio nos ha mal enseñado que la educación tiene que ver es con el estudio, con la cantidad de años que usted haya permanecido en la escuela, el colegio y/o la universidad, y eso no siempre es así.  Fijémonos en personas que usted conozca y que solo hayan podido ir a la escuela poquito tiempo, seguro que entre ellas vamos a encontrar gente con buenos modales, buen trato hacia los otros, y una personalidad alegre, con principios y valores que lo hacen brillar frente a los demás.  Ahora bien, fijémonos como hay personas bastante estudiadas, incluso profesionales de carreras humanas que en el ejercicio de sus profesiones maltratan a la gente pobre o con alguna incapacidad, prestándole servicios de mala gana…,  o porque les toca. Esto demuestra como muchas personas se ocupan más del aprender miles de conocimientos y tener muchos títulos profesionales, y poco o nada le presta  importancia a la formación de su personalidad, cuya base debe ser el aprender a ser como personas sensibles y humanizadas. 

Desafortunadamente, aún persiste mucho ese complejo de superioridad en gente de todos los estratos, que ha logrado,  o ha conseguido terminar una carrera profesional, creyendo que eso lo hace superior a cualquiera de los de su estrato, creyendo haber agarrado el cielo con las manos.  Acá lo que está dejando entrever ese tipo de procederes, es un complejo de inferioridad que echa por la borda sus logros adquiridos. De ahí que vale la pena que las personas todas, nos ocupemos también de armar nuestra auto-estima , porque ella, me patrocinará mi auto valoración, que no me va a dejar manejar sentimientos de minusvalía e inseguridad en mis interacciones sociales y laborales, que truncarán mis metas y objetivos en la vida.  De manera que un claro mensaje que se desprende de todo esto, es que los seres humanos debemos ocuparnos de cultivar asertivamente todos y cada uno de los campos de la vida, y mirar a ésta como algo integral, en donde  interactúan todos sus componentes de manera permanente. 

  Gracias.

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas