Escuchar este artículo

Universidad de Pamplona

Martes, 29 de Marzo de 2016
Aspectos críticos que pueden poner en peligro la viabilidad financiera de la Universidad.

La Universidad de Pamplona es de las instituciones que más quiero en la región, es en ese sentido que asumo una posición crítica, con el ánimo de aportar insumos a la discusión. En pocos días el rector presentará el informe de gestión 2015,  del cual se pueden decir muchas cosas, pero  solo haré referencia a un aspecto levemente mencionado en el informe, que dice “La Calificadora de Valores BRC Standard & Poor’s McGraw Hill Financial … Mantuvo la calificación en BB y asignó Perspectiva Positiva en capacidad de pago” ( 30 abril 2015), lo anterior es cierto, pero cuando se recurre al informe de la calificadora, aparecen aspectos críticos que pueden poner en peligro la viabilidad financiera de la Universidad.

La calificadora menciona que los elementos que impiden que la institución tenga una mejor calificación son:” 1) dificultades para la recuperación de cartera con vencimientos superiores a 360 días… lo que limita la generación de capital de trabajo; 2) el incremento que podrían tener los costos y gastos de la entidad en 2015 y 2016 derivado del proceso de acreditación… y 3) la falta de actualización del pasivo pensional”.

Frente al primer tema las cuentas por cobrar  para 2014 eran de  COP 13.719 millones, esto afecta el capital trabajo, siendo las más representativas “el canon de arrendamiento con la IPS Unipamplona para las vigencias 2012, 2013 y 2014, el no pago del municipio de Cúcuta por concepto de cupos de matrículas y el suministro de computadores para el nuevo colegio Bicentenario, y las cuentas por cobrar con municipios aledaños”; lo anterior denota una gestión financiera ineficaz, esperando que en 2015 se haya recuperado dicha cartera.

El flujo de caja operacional  ha tenido un comportamiento positivo, pero dicha dinámica esta explicada por los recursos proveniente del CREE (dependencia riesgosa) y de igual manera el papel que ha jugado el crecimiento de la matrícula (coberturismo) esto exige una mayor inversión y por tanto tendrá efectos en la estructura de costos. Además el Ministerio de Educación pide que al menos 25% de los programas de las instituciones estén acreditadas y cumplan con este requisito a partir de 2016; en ese sentido el informe habla que la UdP  debe tener al menos 12 programas acreditados, lo anterior se complica,  porque exige un esfuerzo económico grande que puede afectar la estructura de costos y gastos (y por ende la calificación de riesgo) y por otra parte la Universidad ya presentó varios programas, que han sido devueltos, lo cual compromete el logro de la meta para el 2016. El otro tema critico es  el pasivo pensional  que esta por COP 2.813 millones, lo cual según la calificadora es riesgoso, ya que no se ha actualizado.

El escenario puede asustar, ya que la acreditación institucional difícilmente se logrará dado el número de programas que no han pasado las exigencias del CNA, si no se mejora la gestión financiera para

La Universidad de Pamplona es de las instituciones que más quiero en la región, es en ese sentido que asumo una posición crítica, con el ánimo de aportar insumos a la discusión. En pocos días el rector presentará el informe de gestión 2015,  del cual se pueden decir muchas cosas, pero  solo haré referencia a un aspecto levemente mencionado en el informe, que dice “La Calificadora de Valores BRC Standard & Poor’s McGraw Hill Financial … Mantuvo la calificación en BB y asignó Perspectiva Positiva en capacidad de pago” ( 30 abril 2015), lo anterior es cierto, pero cuando se recurre al informe de la calificadora, aparecen aspectos críticos que pueden poner en peligro la viabilidad financiera de la Universidad.

La calificadora menciona que los elementos que impiden que la institución tenga una mejor calificación son:” 1) dificultades para la recuperación de cartera con vencimientos superiores a 360 días… lo que limita la generación de capital de trabajo; 2) el incremento que podrían tener los costos y gastos de la entidad en 2015 y 2016 derivado del proceso de acreditación… y 3) la falta de actualización del pasivo pensional”. Frente al primer tema las cuentas por cobrar  para 2014 eran de  COP 13.719 millones, esto afecta el capital trabajo, siendo las más representativas “el canon de arrendamiento con la IPS Unipamplona para las vigencias 2012, 2013 y 2014, el no pago del municipio de Cúcuta por concepto de cupos de matrículas y el suministro de computadores para el nuevo colegio Bicentenario, y las cuentas por cobrar con municipios aledaños”; lo anterior denota una gestión financiera ineficaz, esperando que en 2015 se haya recuperado dicha cartera.

El flujo de caja operacional  ha tenido un comportamiento positivo, pero dicha dinámica esta explicada por los recursos proveniente del CREE (dependencia riesgosa) y de igual manera el papel que ha jugado el crecimiento de la matrícula (coberturismo) esto exige una mayor inversión y por tanto tendrá efectos en la estructura de costos. Además el Ministerio de Educación pide que al menos 25% de los programas de las instituciones estén acreditadas y cumplan con este requisito a partir de 2016; en ese sentido el informe habla que la UdP  debe tener al menos 12 programas acreditados, lo anterior se complica,  porque exige un esfuerzo económico grande que puede afectar la estructura de costos y gastos (y por ende la calificación de riesgo) y por otra parte la Universidad ya presentó varios programas, que han sido devueltos, lo cual compromete el logro de la meta para el 2016. El otro tema critico es  el pasivo pensional  que esta por COP 2.813 millones, lo cual según la calificadora es riesgoso, ya que no se ha actualizado.

El escenario puede asustar, ya que la acreditación institucional difícilmente se logrará dado el número de programas que no han pasado las exigencias del CNA, si no se mejora la gestión financiera para la recuperación de cartera, y no se atiende  el pasivo pensional. Sería interesante saber en la rendición de cuentas  como ha respondido la Universidad a las sugerencias de la calificadora en el desarrollo del año 2015.

Posdata: es imposible entrar a un proceso de acreditación institucional sin un estudio de pertinencia “la vigencia 2015, no se logró realizar el estudio de pertinencia institucional propuesto en el plan de acción” pág. 23