Escuchar este artículo

Vallas y pataletas

Sábado, 23 de Mayo de 2015
Los enfrentamientos con otros miembros del gabinete ministerial o con otros dueños de importantes cargos en la cúpula del gobierno nacional.

Los gobernantes en ejercicio de su mandato siempre se han cuidado de hacer notorias las obras que ejecutan, pensando que por ellas los reconocerán y los ciudadanos de los sitios donde gobiernan así los recordarán.

Obedeciendo a este mandamiento de la política criolla es que hemos visto la cantidad de vallas y avisos que dan cuenta de los frentes de trabajo ejecutados y entregados por el alcalde Donamaris Ramírez.

A su vez esto tiene su razón de ser, porque con seguridad el actual mandatario debe tener entre sus aspiraciones políticas competir en un futuro cercano por otro cargo en el ejecutivo o tal vez en el Congreso de la República.

 De dónde salen los recursos para este tipo de publicidad, es asunto de otra discusión, pero es fácil suponer que salen del presupuesto que maneja la alcaldía y utiliza en el rubro de publicidad.

Repito, así lo hacen todos los mandatarios, también lo hace el actual gobernador y lo han hecho sus antecesores, acompañada esa campaña de una frase que identifica a esa administración y la diferencia de las demás. Y obvio, eso vale plata y debe salir de las mismas arcas.

Pero otro estilo para hacerse visible es el utilizado por el Vicepresidente Germán Vargas Lleras.

No hay que olvidar que él está en campaña para ser presidente y según los gurús de la política nacional el nieto del presidente Carlos Lleras Restrepo, está destinado a la Casa de Nariño y tal vez no sean tan lejos, es muy probable que sea el próximo huésped de tan anhelada casa porque está haciendo bien juicioso la tarea.

En el oficio de vicepresidente el señor Vargas Lleras se ocupa de todo cuanto tenga que ver con infraestructura en el presente gobierno, esto es, de las obras de ladrillo, las que quedan ahí para mostrar siempre, las que verdaderamente hacen visible a quien las promueve y las impulsa.

Como cosa rara, tratándose de un político, sin necesidad de vallas porque se vale de los medios de comunicación donde lanza frases o da entrevistas que destacan su trabajo y encomiable labor, aún a costa de los enfrentamientos con otros miembros del gabinete ministerial o con otros dueños de importantes cargos en la cúpula del gobierno nacional.

Esa es la táctica que utilizó Vargas Lleras para defender los intereses de los Santanderes en materia de infraestructura vial, en las llamadas autopistas, porque ese fue el nombre que le dio, entre Bucaramanga-Pamplona-Cúcuta y Cúcuta-Ocaña. Reclamó con ahínco por la asignación de recursos para completar esas carreteras y se mostró agresivo con el ministro de hacienda, lo cual a la postre dio como resultado, tal como se ha divulgado luego que, la plata está lista, que las obras si se realizarán y los Santanderes serán premiados por esa intervención.

No es suficiente con las carreteras, pero si se logra sacar avante estos proyectos, que tanto hemos anhelado, tendríamos que agradecerle a Vargas Lleras, quien sin vallas pero si con pataletas, se ha puesto de nuestro lado y ha logrado también desde ya buenos votos a su favor tan pronto como deje su cargo actual y se lance al ruedo por la presidencia.