Por falta de un puente, habitantes de Los Olivos y Nuevo Horizonte arriesgan sus vidas

Miércoles, 31 de Marzo de 2021
Algunos barrios de la comuna 8 de Cúcuta piden también una vía de acceso en esta zona para no tener que cruzar por un canal de aguas negras.

La necesidad de un puente y una vía que conecte a las comunidades de los barrios El Progreso (II etapa), Los Olivos y Nuevo Horizonte es cada vez más urgente. Los habitantes se sienten ‘secuestrados’ y sin comunicación desde hace tiempo. Denuncian que por más que han insistido con oficios formales a la Alcaldía de Cúcuta, la respuesta siempre es nula.

Se han pasado derechos de petición a varias secretarías municipales y se recogieron más de 90 firmas entre los vecinos, pero nada. Llevamos más de un año tratando de conseguir esta obra para el beneficio de los habitantes de estos barrios, pero a los políticos no les interesa. En cambio, cuando necesitan votos, llegan todos a engañarnos con promesas vanas”, aseguró Jaime Quijano, líder comunal.

Según lo expresaron en el derecho de petición más reciente, la vía que solicitan abarcaría desde el canal de aguas negras (que se inunda cada vez que llueve e imposibilita el paso), hasta llegar al anillo vial occidental. Piden que se construya la calle así sea solo con máquina y material de arrastre o sin pavimentar, pero que les solucionen pronto para poder fluir entre sí con mayor comodidad.

Le puede interesar Sin puente, niños y adultos de vereda en Tibú arriesgan sus vidas al cruzar sobre cuerdas

Milton Ortiz, otro vocero de las comunidades implicadas, explicó que, por la ausencia del puente, cada vez que necesitan trasladarse de un sector a otro, exponen su integridad física, al ser la vía del canal de aguas negras la más rápida, pero también la más peligrosa de atravesar.

“Niños, jóvenes y adultos mayores prefieren circular por ahí porque el trayecto, aunque peligroso, es de cinco minutos, cuando no, se ven obligados a dar la vuelta hasta el Colegio Bicentenario para ir al supermercado, al trabajo, a visitar familiares o al Colegio Paz y Futuro. En este trayecto tardan hasta más de una hora”, expuso Ortiz.

Jaime Quijano agregó que con el tiempo y el interés de empresas y organismos sociales, el progreso en estos barrios ha cambiado para bien del estilo de vida de sus habitantes, pero problemas como estos les impiden continuar creciendo para convertirse en la comunidad que sueñan ser.

En este mismo compromiso de los comerciantes, dicen estar dispuestos a contribuir con lo que sea necesario para poder sacar a flote la construcción, siempre y cuando la Alcaldía de Cúcuta e Infraestructura Municipal den luz verde para las obras.

Mientras esperan solución, habitantes de estos tres barrios, junto a otros lugares aledaños de la comuna como Antonia Santos, Palmeras y Belisario, se unirán en un paro cívico para alzar la voz por sus necesidades.

“Si es necesario hacer cerrar la autopista, lo haremos, porque por las vías formales ya nos cansamos de que no nos atiendan como se debe. Nuestros barrios también hacen parte de Cúcuta”, expuso el líder comunal.

¿Valen la pena 5 minutos a  cambio de la vida?

Esta es la pregunta que todos los días se hacen los habitantes que se deciden entre atravesar el canal o rodear el Colegio Bicentenario.

Según denunciantes, el paso por este estrecho puede resultar bien o muy mal, por la creciente presencia de delincuencia común que ha asolado al barrio Los Olivos y sus alrededores.

Los pobladores se sienten desprotegidos y sin apoyo, a la espera de la mínima gota de compasión que mueva a los mandatarios locales.

Image
La opinión
La Opinión