Escuchar este artículo

25 mil campesinos afectados con la sequía

Miércoles, 13 de Enero de 2016
Hacen parte de la zona rural de Cúcuta y aseguran que llevan más de 8 meses en esta situación.

Los campesinos de Buena Esperanza, Aguaclara, Puerto Villamizar, Guaramito y Palmarito se declararon ayer alarmados por la intensa sequía que, según ellos, los tiene al borde de la quiebra.

Marlene Saa y Patricia Cardona, ediles de los corregimientos de Buena Esperanza y Aguaclara, respectivamente, revelaron que aunque ayer cayó un leve aguacero sobre sus territorios, llevaban más de ocho meses en completa sequía, lo que ha generado escasez de agua para el consumo humano y para sus cultivos.

Saa reveló que desde noviembre del año pasado a los campesinos de las veredas Matecaña, Bellavista, Oripaya, Brisas de Santa Clara y Puerto Lleras se les secaron los pozos de donde tomaban el agua.

Similar situación ocurre en el corregimiento de Aguaclara, donde según Cardona la naciente de donde los habitantes captan el agua está a punto de secarse.

La dirigente social dijo que los niveles del río Zulia son críticos y están afectando al distrito de riego.

Pérdidas millonarias

De este mismo río se surte el acueducto de Puerto Santander y, de seguir el bajón en el nivel, es probable que en los próximos días se tenga que empezar un racionamiento de agua en la zona, manifestó Cardona.

Pero de todos los corregimientos de Cúcuta, en Palmarito en donde se vive la situación más crítica. Allí, campesinos lanzaron ayer vía telefónica una voz de auxilio por las pérdidas que ya empezaron a tener en sus cultivos de arroz ante la falta de agua.

“Muchos productores perdieron sus cosechas y las pérdidas son millonarias”, dijo el cultivador de arroz Evaristo Gómez.

“La situación es grave en casi todos los corregimientos”, dijo César Prada, cultivador de papaya y auyama en la vereda San Isidro, en límites con el corregimiento de Carmen de Tonchalá.

Allí, la quebrada la Tonchalera, que era de donde se captaba el líquido para el riego y el consumo, se secó desde finales del año pasado, aseguró Prada.

En total son unos 25 mil campesinos los que están padeciendo la sequía en el sector rural de Cúcuta.

Ayer, en Palmarito, los campesinos denunciaron que no cuentan ya con agua porque los caños y pozos de donde la tomaban se secaron por la falta de lluvias en la zona.

En Ricaurte, líderes comunales señalaron que la sequía amenaza con las clases de los 400 niños que van a la escuela en este caserío, debido a que no cuentan con agua, lo cual amenaza con una emergencia sanitaria, dijo el líder Rodolfo Ramírez.

En el sector rural el mayor porcentaje de la población es de niños y ancianos, por lo que la falta de agua agudiza la emergencia, dijo Cardona.

El Instituto de hidrología, meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), informó que el impacto del fenómeno de El Niño podría sentirse hasta junio en todo el país. Cúcuta ha presentado en los últimos días temperaturas promedio entre los 33 y 35 grados centígrados.

La subsecretaria de seguridad ciudadana y de Gestión de Riesgo, Sandra Roa, hizo un llamado a ahorrar agua y a tomar medidas preventivas con el uso del vital líquido para evitar un racionamiento. Anunció que hoy sesionará el Consejo Municipal de la Gestión del Riesgo para diseñar y evaluar un plan de contingencia con el objetivo de mitigar los efectos de la sequía.

*La Opinión