Escuchar este artículo

Casas de giros de Cúcuta: cambian o cierran

Viernes, 6 de Julio de 2018
Hay reunión con la Alcaldía este lunes, para presentar soluciones. 

El andén de la avenida cero con calle 11 se la pasa repleto día y noche de los usuarios de la casa de giros, ubicada justo al frente en el centro comercial Gran Bulevar. El espacio de metro y medio de ancho se convirtió en sala de espera a cielo abierto, el concreto sirve de cómodas sillas, y cualquier árbol cercano de ventilado baño público.

Diariamente 300 personas son atendidas por estas empresas privadas, que deberían de tener unas salas de espera dentro de sus propios locales para que los usuarios esperen. Según el Código de Policía, y explican las autoridades municipales, estas compañías están incitando a la invasión del espacio público.

En el artículo 140 del código se establece una multa de un cierre temporal por promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas y jurisprudencia constitucional vigente. 

El municipio sostuvo una reunión con estas cuatro empresas que trabajan con los giros a los venezolanos. En esa reunión les dieron un plazo de 30 días para que buscarán una alternativa al problema.

Sin embargo, ya ha pasado más de un mes desde esa reunión, y aún sigue viéndose el desorden y el despelote en los alrededores de estas casas de cambio. 

El secretario de Gobierno, Oscar Gerardino, precisó que el próximo lunes sostendrán una segunda reunión con los administradores de las casas de cambio, en la que presentarán las posibles soluciones al problema. Esto fue parte del acuerdo del primer encuentro entre ambas partes.

“Lo que queremos es que no se vea afectado el comercio formal. Los almacenes tienen tapadas las entradas de sus locales por estas filas”, dijo.

Las empresas tendrán que presentar una solución real y con tiempos de aplicación al problemón que están causando en las calles.

Consecuencias

En las enormes colas se han presentado peleas, alteraciones del orden público, problemas de salubridad, y otros.

“Para nosotros, que no tenemos nada que ver con los giros, sí representa un problema, porque nuestros clientes que no son ellos no llegan a comprar. Los negocios no se ven, además, que se orinan en el andén y gritan groserías a cada rato”, precisó Leonardo Fernández, encargado de una tienda infantil.  

Mauricio Franco, secretario de Seguridad Ciudadana, focalizó los puntos que presentan mayores problemas: la avenida cero, el parque Santander, la avenida 6, la calle 11 y el Éxito.

“Lo ideal sería que tuvieran salas de espera como las tienen los bancos”, indicó.

Además, los usuarios denunciaron que pasan horas bajo el sol, sin disponibilidad de baños, porque puertas adentro en las empresas dicen que no tienen.

Sin embargo, el mismo código de policía precisa que todos los establecimientos abiertos al público deberán prestar el servicio de baño a niños, mujeres embarazadas, adultos de la tercera edad cuando lo soliciten, sin importar que sean clientes o no.

Y tendrán la potestad del cobro del servicio anunciado para el resto de la población.

Image
La opinión
La Opinión