Escuchar este artículo

Colecta para familia que perdió su casa en un incendio

Miércoles, 1 de Marzo de 2017
Las llamas no solo consumieron la vivienda de Doraida, sus hijos perdieron la vida.

Alcancía en mano y haciendo perifoneo por las calles de la ciudadela Juan Atalaya, los presidentes de junta de la comuna 7, pidieron a sus vecinos aportar para ayudar a la familia Guerrero, que en un incendio perdió su vivienda de Brisas de la Ermita.

La tragedia de Doraida Guerrero tocó el corazón de los comunales, puesto que la mujer no solo perdió su techo sino que también tuvo que padecer la pérdida de sus dos hijos de 6 años y 16 meses, quienes perecieron durante la conflagración.

Esta situación despertó la solidaridad de sus vecinos en la comuna 7, quienes en medio de su pobreza, se metieron la mano al bolsillo para aportar a la noble causa. Acá no importaba la denominación del billete o la moneda sino la voluntad de ayudar.

Más que la ayuda económica, los comunales buscaban mostrarles a los Guerrero que no estaban solos y que en medio de la tragedia tenían un hombro donde recostarse.

Durante tres días, más de 20 presidentes de junta dejaron a un lado sus labores y sus actividades familiares para enfocarse en la campaña ‘Por una noble causa: todos somos la comuna 7’. Echaron mano a su vocación comunitaria y empezaron a pedir por las calles.

Hasta el viernes pasado el primer grupo de comunales recolectó 1 millón 535 mil  pesos. Entre sábado y domingo recogieron otros 2 millones 100 mil 350 pesos.

Shirley Vargas, presidenta de Asojuntas de la comuna 7, explicó que el dinero recogido se destinará para comprar electrodomésticos y enseres para esta familia, puesto que tras el incendio se quedaron en la calle.

El equipo comunal aseguró que la campaña fue una iniciativa propia y no contó con el apoyo de la administración municipal. Un funcionario de la alcaldía los acompañó durante el conteo del dinero recaudado.

Guerrero, notoriamente afectada por la reciente pérdida, agradeció a los comunales y a sus vecinos tan  noble gesto. Por estos días, los damnificados pasan sus noches en la casa de su mamá en La Ermita.

Aunque en un principio los comunales pretendían reconstruirle la casa a los Guerrero, esta iniciativa está parada puesto que la administración municipal se comprometió a ayudarle a la familia a reconstruir su vivienda.

“Sabemos que hay una promesa reconstrucción de la casa para esta familia pero no hay certeza de que vayan a cumplir, por lo que congelaremos por un par de días los recursos recaudados a la espera de esclarecer qué va a pasar con la vivienda de esta familia”, explicó Vargas. 

Si  ninguna de las entidades que se comprometieron en ayudar a los Guerrero aparece en los próximos días, los comunales empezarán a gestionar con el dinero recolectado los materiales  de construcción para brindarles un techo digno a esta familia.

Image
La opinión
La Opinión