Escuchar este artículo

Corregimientos: cinco horas para abordar el bus

Jueves, 25 de Enero de 2018
Campesinos denuncian que venezolanos acapararon su transporte.

El inusitado incremento de migrantes de Venezuela que ingresa por puente Unión, en Puerto Santander, es la causa que está dejando sin transporte público para su desplazamiento hacia Cúcuta a unos tres mil campesinos de los corregimientos de Agua Clara y Buena Esperanza.

Usuarios de la empresa prestadora del servicio, Trasan, manifestaron a La Opinión que en ocasiones deben esperar hasta cinco horas para poder abordar una buseta que los traiga hasta el casco urbano de Cúcuta, debido a que cuando pasan por sus veredas ya vienen repletas de venezolanos desde Puerto Santander.

“El éxodo de venezolanos es cada vez más numeroso, por el paso de Puerto Santander, y ello nos está perjudicando en nuestras actividades, debido a que nos priva de hacer uso del único transporte público que tenemos en nuestra vereda”, dijo Eladio Jiménez, campesino de la vereda La Jarra (Agua Clara).

Este usuario aseguró que en ocasiones se pasa la mañana sin poder abordar una buseta que lo traiga hasta Cúcuta, motivo por el cual le exigieron ayer al alcalde, César Rojas, que intervenga con una solución.

Pagan más

Jiménez relató que esta situación se está volviendo bochornosa y costosa para sus bolsillos, debido a que se ven obligados a pagar a transportadores piratas para que los acerque hasta el corregimiento de Buena Esperanza, donde deben abordar el transporte formal  que los conduzca hasta Cúcuta, “como quien dice, tras de cotudos con paperas”.

A esto mismo están enfrentados campesinos de veredas como La Javilla, El 57, La Tigra, Alto Viento y los que residen en la salida hacia Puerto Villamizar.

María González, residente en la vereda Puerto Lleras (Buena Esperanza), dijo que están padeciendo el mismo problema de sus vecinos de Agua Clara, debido a que el caserío está a orillas de la carretera central Puerto Santander-Cúcuta.

“No estamos en contra de los venezolanos, pero desde diciembre que se incrementó su arribo por Puerto Santander abordar una buseta es como ganarse una lotería”, dijo González.

Las comunidades pidieron a la alcaldía mayor control al servicio de transporte, en el sentido de que se les ofrezca la oportunidad de movilizarse sin problemas.

Líderes campesinos de  los corregimientos de Palmarito y Guaramito denunciaron que para sus comunidades también se volvió difícil trasladarse desde sus veredas hacia Cúcuta, por el alto flujo de pasajeros venezolanos que tiene acaparado el escaso número de busetas que les presta el servicio público.

Piden más busetas

Una solución al problema del transporte que plantean los campesinos de los corregimientos de Agua Clara, Buena Esperanza, Puerto Villamizar, Palmarito y Guaramito es que se aumente el número de busetas que tiene destinadas hacia esas zonas la empresa Trasan.

Piden que al menos se envíen cinco busetas más para cubrir a la población campesina que hoy no cuenta con este servicio porque los venezolanos lo acaparan.

El secretario de Gobierno de Cúcuta, Oscar Gerardino, dijo  ayer que la alcaldía convocará  hoy al secretario de Tránsito, José Luis Duarte y al subdirector de Transporte del Área Metropolitana, José Gregorio Botello, al igual que al representante de la empresa Trasan para analizar la situación y dar una solución a las comunidades del sector rural.

Dijo que no solo Trasan presta el servicio de transporte público hacia esas zonas, también Transporte Risaralda y Transpetrólea.

Los corregimientos de Ricaurte y Carmen de Tonchalá no cuentan con transporte público formal. 

Image
La opinión
La Opinión