Escuchar este artículo

Corte Suprema de Justicia confirma fallo laboral del Bogotá

Lunes, 12 de Agosto de 2019
La ARP Positiva tendrá que pagar pensión a la familia de un hombre que fue asesinado en 2003, en San Cayetano, al interior de su trabajo.

La ARP Positiva deberá pagar la pensión sobreviviente a María Eugenia Benitez y sus dos hijos debido al asesinato de su esposo ocurrido el 13 de septiembre de 2007 al interior de su lugar de trabajo. 

La determinación fue tomada por el Tribunal Superior de Cúcuta y confirmada por la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia que estudió el caso y le dio la razón a la familia de la víctima. 

Según reza la providencia, Eliecer Sánchez Barbosa trabajaba como controlador de volquetas en una empresa ubicada en San Cayetano, Norte de Santander. Hasta el lugar llegaron dos personas que sin mediar palabra le propinaron dos impactos de bala que le quitaron la vida. 

La puja en este caso se registró debido a que la promotora de riesgos laborales se rehusó a cancelar la pensión sobreviviente a la familia argumentando que si bien el homicidio de Eliecer ocurrió al interior de su trabajo, no se registró por cuenta de este. 

“No fue agredido por ninguno de sus compañeros, ni se reportaron hurtos o amenazas originadas en las actividades que desarrollaba, sino que obedeció a un asesinato selectivo, además, que el hecho no ocurrió en el puesto de trabajo debido a que Sánchez ejercía labores de control de entrada y salida de volquetas y el infortunio aconteció en el casino de mineros”, señaló la ARP en su negativa. 

Pese a esto, la Corte estimó que “el accidente de trabajo debe corresponder a una consecuencia directa de la labor desempeñada, y como quedó visto, esta también puede ser indirecta en el caso del siniestro laboral que presenta con ocasión del trabajo”. 

Image
Colprensa
Colprensa