Escuchar este artículo

El cariño de los cucuteños me reconforta: Iván Duque

Sábado, 7 de Diciembre de 2019
El mandatario recorrió a pie el centro de Cúcuta para recibir mensajes de apoyo y agradecimiento. 

Desde el andén de la calle 10, recostada sobre una valla que evitaba el paso hacia la calzada de vehículos, una mujer movía sus brazos efusivamente. Su seña se repetía una y otra vez entre la romería que aguardaba con paciencia el paso de la caravana presidencial. 

“La gente de Cúcuta siempre ha sido muy cariñosa conmigo”, dice el presidente Duque mientras observa desde el asiento de su camioneta. Y fue esa efusividad la que lo llevó a romper el protocolo para encontrarse frente a frente con esos ciudadanos. 

Poco a poco, los transeúntes se fueron sumando hasta rodearlo por completo. “Presidente estamos con usted, lo apoyamos, mano dura con la izquierda”, decían unos. “Siga adelante, tiene todo nuestro apoyo”, decían otros. Y ahí, en medio de decenas de personas en el centro de Cúcuta, el hombre que en las últimas semanas ha afrontado uno de los momentos más críticos de su gobierno, recibió elogios, abrazos y agradecimientos. 

En el improvisado encuentro, hubo espacio también para las sugerencias. “Necesitamos más oportunidades para los jóvenes”, le dijo en tono pausado una joven. También, para que algunos le agradecieran su generosidad con los venezolanos. “Presidente, usted ha sido muy bueno con nosotros, necesitamos que saque a Maduro”. 

Cúcuta, una de las ciudades que impulsó con fuerza la victoria de Duque en las elecciones presidenciales, demostró ayer que sigue siendo un bastión del uribismo. En pleno desarrollo de la Conversación Nacional que abrió el jefe de Estado tras las protestas que iniciaron el 21 de noviembre, y de duras críticas de distintos sectores, el escenario de exponerse en plena calle pudo haberle salido caro. 

Pero su instinto no falló. Las demostraciones de calidez le dieron la confianza para seguir caminando entre la gente. 

“Me siento honrado con el cariño de la ciudadanía que me reconforta”, dijo Duque momentos después, ante los empresarios que lo recibieron en la Cámara de Comercio de Cúcuta, a donde llegó para anunciar la firma de la ley que convierte a Norte de Santander en Zona Económica y Social Especial (ZESE).  

Abrazos, mensajes de apoyo y agradecimientos le expresaron quienes lograron acercarse al presidente. No hubo ni una sola manifestación de rechazo.

Hasta los niños se emocionaron al ver al presidente caminar, como cualquier otro transeúnte, recibiendo el cariño de los cucuteños. 

El paro no lo desvela 

La crisis que muchos ven en el paro y que ha derivado en reclamos de distintos sectores y en hechos lamentables como la muerte del joven Dilan Cruz, a Duque no le quita el sueño. Y no lo dice con soberbia. 

“Estas semanas las he vivido con mucha tranquilidad y mucha humildad. Hemos abierto un diálogo con todos los sectores que queremos que sea permanente”.

Después de su visita a Cúcuta y de hacer una parada en Panaca (Quindío) para asistir a la primera graduación de líderes rurales, el presidente iba a cumplir dos citas inaplazables: una con su ‘mechita’, como le dice cariñosamente al América, en la final contra el Junior, que vería por televisión, y la segunda, encender las velitas con su esposa y sus tres hijos, en lo que para su familia es una de las fechas más especiales del año.  

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas