Escuchar este artículo

En Cúcuta se necesitan escuelas nuevas

Domingo, 24 de Febrero de 2019
En la ciudad todos los colegios tienen déficit de aulas. 

Los niños en Cúcuta reciben clases en infraestructuras de más de 50 años.  La matrícula estudiantil ha crecido con los años, y con el fenómeno migratorio aún más estudiantes se han sumado y se siguen sumando al sistema educativo.

Sin embargo, esto no ocurre en la misma proporción para la inversión en infraestructura por parte del Ministerio de Educación.

Tal afirmación fue hecha por la secretaria de Educación municipal, Doris Angarita, quien explicó que la cartera educativa no ha apoyado en dotación, ni en construcción de nuevas aulas desde hace un par de años.

La funcionaria sostuvo que el año pasado ocurrió lo contrario, pues los recursos de calidad, que es el rubro de donde se adquiere la dotación y se invierte en infraestructura, solo quedaron 600 millones de pesos.

“De ese rubro de calidad nos quitaron 4.000 millones de pesos aproximadamente que eran para servicios públicos, para pagar el transporte humanitario con eso. No cancelamos los servicios públicos, y esa carga se la dejamos al municipio, que la está asumiendo por el ministerio”, dijo. 

Explicó que el ministerio maneja dos rubros de financiación a través del Sistema General de Participaciones (SGP): prestación de servicio y calidad. El primero de ellos corresponde al pago de la nómina y todos los beneficios de los trabajadores, en este renglón se va el 92 por ciento de la financiación, y el 8 por ciento restante es destinado para la calidad. Incluso, de este último salen los dineros para el Programa de Alimentación Escolar (Pae).

Lea también Aún hay cuatro mil cupos en colegios públicos de Cúcuta

“De este rubro del presupuesto también sale el Pae, entonces, el programa de alimentación arrasa con todo, y para infraestructura queda muy poco. El año pasado quedaron apenas esos 600 millones de pesos. Toda la infraestructura que se ha mejorado ha sido con esfuerzo y recursos del municipio”, dijo.

Se supone que el rubro de calidad, son dineros que sirven para complementar el financiamiento de actividades que contribuyan al mejoramiento de la calidad educativa. 

Según Angarita, el ministerio tiene un problema y es que estos dos rubros no pueden ser modificados, porque la ley así lo establece. 

El municipio invirtió el año pasado en infraestructura escolar aproximadamente 30 mil millones de pesos. Pero ¿es suficiente? Se requiere más inversión en esta área, pues en el municipio hay 62 colegios con más de 200 sedes educativas, tanto en zona rural como urbana.

Sin embargo, el concejal Oliverio Castellanos señaló que el municipio puede levantar proyectos de mejoramiento de infraestructura educativa y presentarlos al orden nacional para buscar más recursos para esta área.

Actualmente, en la página de contratación pública nacional están solo dos proyectos de mejoramientos a sedes educativas. 
Uno elaborado por la secretaría de Educación, en la sede Simón Bolívar, y el otro por la secretaría de Infraestructura para mejorar la planta física del colegio San Bartolomé, sede escuela Comunero. Ambos por más de 7.800 millones de pesos. 

El concejal indicó que, además, cuando se trata de dineros propios la alcaldía puede dar prioridad de inversión en ciertas áreas y presentarla ante el Concejo.

Aseguró que el colegio Nuestra Señora de Belén tiene una infraestructura que ya no aguanta remodelación, razón por la cual debe ser demolido. “La sede principal tiene casi 40 años, pero la sede dos y tres tienen casi 60 años de construcción”, dijo. 

Pero la necesidad de nuevas aulas en todas las instituciones es evidente, debido a la explosión de la matrícula: en 2017 se ubicó en 108.000 estudiantes y este año va en 112.234, y aún no concluye el proceso de matriculación.

Image
La opinión
La Opinión