Escuchar este artículo

Floristeros viven los días más terribles desde que se inició la pandemia

Sábado, 30 de Mayo de 2020
Una mujer onfesó que en los numerosos años que lleva en su oficio no había presenciado esa recesión económica.

Los ánimos de Jennifer Martínez Fierro, quien durante los últimos 15 años se ha dedicado a vender flores alrededor de los cementerios de Los Patios, reflejan la difícil situación por la que atraviesa este gremio por cuenta de la pandemia.

La mujer permaneció sentada en un silla, rodeada de uno que otro arreglo floral y algunas de otras clases de flores que espera vender ansiosamente, junto a los demás puestos de venta cerrados, cubiertos de telas verdes, algo inusual en este sector.

Confesó que en los numerosos años que lleva en su oficio no había presenciado esa recesión económica ni la soledad que hoy los tiene a la espera de que todo empiece a normalizar.

Martínez se atreve a asegurar que por cuenta de la COVID-19, las pérdidas semanales ascienden a un millón de pesos, por lo que al menos 15 familias están afectadas, sin poder tener el sustento en sus hogares.

“La situación está muy difícil. Decidimos turnarnos cada semana para abrir los locales a la espera de poder vender algo, pero los cementerios siguen cerrados”, dijo la mujer.

Mañana se celebrará el Día de la Madre en Cúcuta, una de las fechas en las que las ventas de flores son mucho más fluidas y que dejan más ganancia de lo normal.

Sin embargo, el panorama sigue desalentador, pues según Martínez y un grupo de vendedores informales que está en el lugar, al parecer los cementerios continuarán cerrados y no les han informado de una posible apertura bajo condiciones de bioseguridad, por lo tanto, las personas que normalmente visitan las tumbas de sus mamás, no lo podrían hacer.

La mujer dijo que sus únicos clientes por estos días son algunas personas que quieren llevar flores a su casa o que envían regalos de alguna ocasión especial como cumpleaños, entre otros.

Martínez recordó que en un día antes de la pandemia se podía vender hasta $200.000 para los entierros y los arreglos de las tumbas del cementerio, pero ahora hay días que terminan sin ventas o con algunas esporádicas.

“El martes vendí $70.000 pero hoy (ayer), no llevo nada y eso que soy la última del turno para abrir el local”, dijo.

Entierros sin flores

Martínez aseguró que los entierros que ha presenciado en este tiempo de pandemia, no han tenido arreglos florales, como normalmente se acostumbra, por lo que sus ventas siguen disminuyendo.

“Vienen máximo cinco personas por entierro y ya no compran flores. Es cada vez más complicada esta situación”, dijo.

No obstante, las esperanzas de los vendedores de flores que rodean los cementerios siguen latentes para que este domingo puedan vender un poco más, manteniendo los protocolos de seguridad.

Image
La opinión
La Opinión