Escuchar este artículo

Habitantes afectados por ataque al Esmad llevan un año esperando ayudas

Miércoles, 4 de Octubre de 2017
Varias viviendas del barrio Primera Etapa de Atalaya resultaron afectadas.

Que asumirían los costos de todos los daños, que si era necesario se tumbarían  las casas y se volverían hacer, que no había nada de qué preocuparnos, que nos iban a ayudar...

Así recuerdan los vecinos de las manzanas F5 y F6 de Atalaya Primera Etapa la promesa hecha por el alcalde, César Rojas, el 16 de noviembre de 2016, día en el que un atentado contra un camión que iba con personal del Esmad (Policía antimotines) dejó considerables daños en sus viviendas.

Llevan once meses esperando que lo prometido se haga realidad. 

Le puede interesar: Nos olvidaron: Damnificados por atentado contra Policía en Atalaya

Margarita Pinzón, 77 años, fue una de las afectadas y cuenta que durante los tres primeros meses se les garantizó el subsidio de arriendo, pero después les tocó asumirlo a ellos.

“No se imaginan lo que hemos tenido que sufrir por algo de lo que no somos responsables”, cuenta.

Hace ocho días volvió a su casa. Con una ayuda que recibió de la Gobernación, y con un préstamo que le ayudó a hacer su hermana en el banco, arregló los daños estructurales que le dejó la bomba.

Aunque ahora está más tranquila, porque de nuevo vive en casa, no deja de preocuparle la indiferencia que ha mostrado el municipio con quienes fueron afectados.

Para pagar las cuotas del crédito ha decidido retomar la venta de empanadas, masato y repostaría que hacía antes de que tuviera que dejar su casa por once meses.

“Entendimos que no podemos esperar nada: dijeron que no ayudarían, pero no nos dijeron en que año... Ingenuos, nosotros, que creímos”, manifestó con decepción Pinzón.

LEa además: En Atalaya aún esperan arreglo de casas afectadas por bomba

Sin embargo, no todos han contado con los recursos para resarcir los daños. 

En la casa de Rutbe Contreras pareciera que vivieran siempre en el mismo día del atentado. El techo desapareció, las puertas permanecen cerradas por cuenta de la presión que ejercen las paredes afectadas por amplias grietas. 

En la vivienda es imposible pasar la noche: vive de arriendo a unas cuentas, pero pagado por ellos mismo. Reafirman que nadie ha vuelto a mostrarles una ayuda.

La Opinión conoció que la razón por la que la Alcaldía no ha ayudado a estas personas es porque los rubros de la secretaría de Gestión del Riesgo no se deben destinar para daños ocasionados por atentados.

Sin embargo la Alcaldía dijo que hace la gestión ante el Ministerio del Interior, entidad que debe responderles a estas familias. Así mismo dijo que las familias sí recibieron ayudas, pero dadas por voluntarios.

Image
La opinión
La Opinión