Escuchar este artículo

La pandemia se sigue ignorando en las plazas de mercado

Jueves, 7 de Enero de 2021
Denuncian que centros de abastos están nuevamente sin control, pero la Secretaría de Desarrollo de Cúcuta asegura que los protocolos se están cumpliendo.

En marzo del 2020, Colombia comenzó a hacerle frente a la COVID-19, una pandemia que paralizó al mundo y que ha dejado millones de muertos, pero que aún muchos ciudadanos siguen desafiando. 


Algunos consideran que usar tapabocas no es necesario si solo van a desplazarse unos metros, otros creen que llevarlo en el cuello, en la mano o solo cubriendo la boca los va a salvar de contagiarse o de ganarse un comparendo, y otros consideran que no deben portarlo en ningún momento. 


¿Y qué decir de las aglomeraciones? Son el pan de cada día en Cúcuta. La ciudad que vive en medio de la informalidad, la migración venezolana, el desempleo y la inseguridad. Se podría decir que una de las regiones más irresponsables frente al cumplimiento de los protocolos de bioseguridad a nivel nacional, lo cual queda evidenciado en el alto número de contagios que se presentan a diario. 


A corte del 05 de enero de 2021, Cúcuta ya registró 28.606 casos positivos de COVID-19. Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en los centros médicos tanto públicos como privados han colapsado, la región se mantiene en alerta roja hospitalaria, y, sin embargo, la irresponsabilidad continúa como protagonista. 

Zona céntrica 


La temporada decembrina fue aprovechada por los comerciantes para recuperar el tiempo que perdieron durante la cuarentena decretada en el país por más de 6 meses, pero olvidaron cumplir a cabalidad con el uso del tapabocas, el distanciamiento social y la desinfección correcta de manos. 


“Hubo mucha irresponsabilidad y mucho desorden. A la a alcaldía le faltó mayor autoridad, porque cómo era posible que todo el centro estuviera lleno de gente y, aun así, enviando al Ejército Nacional, eso no se controló”, dijo Maribel Sánchez, residente de la ciudad. 


En los barrios, aunque el balance de los toques de queda nocturnos y el aislamiento obligatorio de los fines de semana ha dejado resultados satisfactorios, las más de 1.000 órdenes de comparendo impuestas por la Policía Nacional, reflejan que, muchas personas siguen desobedeciendo.

 
Sergio Maldonado, secretario de Desarrollo Social y Económico de Cúcuta, aseguró que los comercios formales sí están cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, resaltando que ellos “están asumiendo la inversión que representa mantener este tipo de controles. Los centros comerciales del centro más populares hicieron un esfuerzo grande para la reactivación en el marco de la pandemia”. 


El funcionario reconoció que la situación del espacio público es una dificultad en todo el proceso, pero reconoce que eso no es responsabilidad de los comerciantes formales, por lo que señaló que, en las verificaciones hechas, el resultado ha sido satisfactorio. 


“Falta tener toda la cultura ciudadana frente al cumplimiento de esas mismas medidas en el espacio público. Claramente después de pasar la temporada navideña, esa presión sobre el espacio público ha disminuido y digamos que ya la alcaldía está revisando otras medidas para este inicio de año”, añadió Maldonado. 

¿Plazas de mercado sin control?


Hace unos meses, la Alcaldía de Cúcuta hizo una intervención junto con la Secretaría de Salud, Gobierno y Desarrollo Social a la Central de Abastos más grande del municipio, al igual que en las diferentes plazas de mercado barriales, destacando que la ciudad contaba con 15 plazas bioseguras. 


No obstante, La Opinión ha recibido numerosas quejas sobre el incumplimiento de las medidas en los principales centros de abastecimiento de alimentos de primera necesidad, entre ellos, Cenabastos, pues según las denuncias, en la entrada a los galpones y distintos puntos de venta, ya no están tomando la temperatura, no hacen desinfección de manos y no aplican el ´pico y cédula´. 


“Uno va a Cenabastos porque allá todo es más barato, pero antes cumplían en gran parte con las medidas y ya no. En la entrada de carros a algunos les toman la temperatura y a otros no.  Ya no piden cédula y en casi todos los galpones hay aglomeraciones, vendedores y clientes sin tapabocas”, explicó un visitante de la central de abastos, pero que prefirió no ser identificado. 


De acuerdo con Wolgfan Ochoa, gerente de Cenabastos, en el lugar sí están acatando los protocolos sanitarios, desinfectado diariamente cada galpón con amonio cuaternario y aplicando la medida del ´pico y cédula´. 


“Cada puesto debe tener su alcohol y el gel. Nosotros hacemos recomendaciones y avisamos oportunamente a quien revisa los protocolos, que es la Secretaría de Desarrollo Social y Económico, porque ellos son los que habilitan qué puesto puede funcionar o no. Nosotros hacemos la revisión, pero el tema sancionatorio lo hace la secretaría”, detalló Ochoa. 


Maldonado señaló que, en conjunto con la Secretaría de Salud, han ejecutado supervisiones por todas las plazas de mercado, especialmente en Cenabastos, explicando que a finales de diciembre estuvieron allí entregando 800 kits de bioseguridad “para recordar, fortalecer y verificar los protocolos de bioseguridad a todos los propietarios de puntos de abastecimiento”. 


Manifestó que durante los fines de semana del 25 de diciembre de 2020 y el 01 de enero de 2021, se concertó con los mercados libres no trabajar, teniendo en cuenta las medidas decretadas para mitigar la propagación de la COVID-19. 


“Cenabastos tiene la responsabilidad de mantener los controles de bioseguridad y el control de aforo de acuerdo con las mesas de seguimiento que se han venido realizando. Estaremos atentos a la situación de estos lugares de abastecimiento”, dijo Maldonado. 


Por otra parte, Marleny Ortega, presidenta de la junta directiva de la Plaza de Claret, indicó que, si bien es cierto muchas personas continúan incumpliendo con las medidas sanitarias, desde su plaza han tratado de cumplir con todas las normas. 


“Tenemos dos portones abiertos en los cuales hay una persona con el alcohol y otra tomando temperatura, porque así es más fácil exigir que las personas porten correctamente el tapabocas. Los funcionarios de la alcaldía nos están colaborando, sobre todo el jueves”, indicó Ortega. 


La Opinión hizo un recorrido por diferentes plazas de mercado, encontrando que, aunque una gran mayoría de comerciantes y clientes cumple aceptablemente los protocolos, hay otro porcentaje de ciudadanos que lamentablemente ponen en riesgo la salud y la vida de otros, sin que se evidencie la presencia de autoridades responsables para sancionarlos. 


En Belén, San Luis, Guaimaral, San Rafael, y otros barrios donde se instalan mercados libres, algunos líderes barriales y vecinos indicaron que esta situación siempre se ha presentado, puesto que, mientras los funcionarios de la administración municipal hacen presencia, todo se cumple perfectamente, para luego, en su ausencia, desobedecer. 

 

Situación COVID


Norte de Santander ya superó la barrera de los 40 mil contagiados y suma, a corte del 07 de enero de 2021, 2.092 fallecidos. 


En Cúcuta, las comunas con mayor número de infectados son la 2 (2.990), 4 (3.937 casos), 5 (2.856), 6 (3.390) y 8 (2.753). 


Mientras que el número de fallecidos en 9 comunas ya sobrepasó las 100 personas, siendo la comuna 4, 6 y 8 las que mayor número de decesos han tenido.

 
Carlos Martínez, director del Instituto Departamental de Salud (IDS) señaló que las medidas que se han generado buscan  contener el riesgo de transmisión del virus y evitar accidentes de tránsito o riñas que puedan congestionar las UCI de los centros médicos, tanto públicos como privados. Informó que el reporte de lesionados por pólvora es de 25 personas. 

Image
La opinión
La Opinión