Escuchar este artículo

¿Por qué la inhumación nocturna en el cementerio de Cúcuta?

Domingo, 12 de Abril de 2020
La Alcaldía explica lo ocurrido referente al entierro  de un habitante de calle, fallecido el sábado al parecer por COVID-19.

A través de las redes sociales circulan desde el sábado unas fotografías tomadas en el Cementerio Central de Cúcuta sobre un entierro, las cuales levantaron todo tipo de comentarios y temores en la ciudadanía, al considerar que se estaban presentando situaciones irregulares en el campo santo en el marco de la crisis por la pandemia de coronavirus.

Debido a la situación, la Alcaldía le salió al paso a las informaciones divulgadas en las plataformas digitales.

La Secretaría de Salud explicó que la inhumación en cuestión corresponde a un paciente de la Clínica Medical Duarte de Cúcuta, ocurrido en horas de la noche de este sábado.

“Se trata de un ciudadano de 64 años, habitante de calle, quien ingresó a dicha entidad el 8 de abril por diversas afectaciones en su estado de salud y se le realizó la prueba para COVID-19; en este momento se está a la espera del resultado por parte del Instituto Nacional de Salud”.

Lea además Minsalud da recomendaciones de manejo de cadáveres en emergencia por COVID-19

La secretaría informó que, tras su fallecimiento, el cuerpo se categorizó como posible caso de coronavirus y de inmediato se activaron los protocolos establecidos de acuerdo con la guía de orientación del Ministerio de Salud y Protección Social para el manejo, traslado y disposición de cadáveres por COVID-19, en la que se establecen las medidas secuenciales relacionadas con dichos procesos.

“Los funcionarios que lideraron el proceso cumplieron con las medidas de prevención y protección establecidas en dicha circular. Se resalta la importancia en este tipo de casos de no poder presentar el cadáver a familiares ni realizar procesos de velación, con el fin de evitar nuevos focos de contagio, por lo cual se realizaron los procesos de inhumación cumpliendo con las medidas implementadas por las autoridades nacionales”, precisó el despacho de María Constanza Arteaga.

Recalcó que a todo paciente, en cuya historia clínica quede registrado un posible contagio de COVID-19, se le activará el protocolo establecido. Recordó que si una persona fallece por otra enfermedad distinta al coronavirus, el proceso de inhumación debe hacerse en el menor tiempo posible sin actos fúnebres y con un acompañamiento máximo de siete personas.

“Como ente territorial, la Secretaria de Salud hace auditorías a los Prestadores de Salud, al servicio funerario y al Cementerio Central, para garantizar que los procesos se estén haciendo debidamente como lo indican los lineamientos establecidos por el Ministerio de Salud y Protección Social”.

Manejo del cadáver

La Secretaría de Salud señaló que una vez fallecido el paciente sospechoso de COVID-19, se cubren todos los orificios naturales con solución desinfectante y se envuelve con todos los dispositivos que tenga instalados en la misma sábana que fue atendido en vida.

Luego se pasa el cuerpo a una primera bolsa con cremallera y ahí se le aplican los desinfectantes al interior de la misma.

Image
Web la Opinión
Web La Opinión