Escuchar este artículo

Rifirrafe por la seguridad de la ciudad en el Concejo

Martes, 28 de Enero de 2020
Aquí todos estamos pidiendo son acciones inmediatas.

Fuertes reclamos de concejales llovieron el martes a la Alcaldía por la pasividad con  que se avanza para poner freno a la ola de inseguridad que azota a la ciudad desde comienzos de año.

Los reparos se conocieron en el marco del control político que le adelantó el Concejo al comandante de Policía de Cúcuta, coronel José Luis Palomino, al cual también asistieron en calidad de invitados los secretarios de Gobierno, Francisco Javier Cuadros, y de Seguridad Ciudadana, María Fernanda Fuentes Tuta.

Uno de los más críticos fue el concejal Oliverio Castellanos, quien reclamó a la policía y a la alcaldía acciones inmediatas para que se den soluciones contundentes al grave problema de inseguridad que tiene a la ciudad en llamas.

Esto que está pasando, con asesinatos de taxistas, con robos a la gente de bien, con la desbordada crisis migratoria, con más de 40.000 migrantes entrando y saliendo a diario de Cúcuta, “no se arregla con pedagogía ni con laboratorios. Aquí todos estamos pidiendo son acciones inmediatas, y en casi un mes que se completa de la actual administración no se conoce ninguna”, dijo Castellanos. Agregó que no puede ser posible que la policía tenga los mismos 3.000 hombres desde 2015.

En la misma línea se pronunciaron los concejales Edinson Contreras y Albert Casadiego, quienes le pidieron a la Policía y a la alcaldía hacer partícipe al Concejo en los planes que se adelanten en dirección a fortalecer la seguridad. “A la fecha no nos han invitado a ningún consejo de seguridad, por lo menos”, dijeron.

Entre tanto, a la prevención con que se manifestó la Secretaria de Seguridad por la invitación que le hizo el Concejo al control político de Palomino, el concejal Leonardo Jácome llamó a la funcionaria a la reflexión y a dejar la prevención. Dijo que hay un divorcio entre la alcaldía y el Concejo, ‘es apenas evidente, dado que los secretarios no han tenido la decencia de presentarse’.

Jácome se preguntó: será que necesitamos un observatorio de delitos para saber qué está pasando en Cúcuta, lo anterior en franca alusión a lo expresado por Fuentes en relación a la política de seguridad ciudadana que contempla un laboratorio para analizar las variables que mueven el delito en la ciudad.

La secretaria de Seguridad Ciudadana dijo que esta administración está trabajando en base a evidencias en la construcción de una política pública de seguridad. Dijo que el problema de inseguridad que azota a Cúcuta compete a todos a aportar para solucionarlo. Reveló que de las 311 cámaras de seguridad que hay en la ciudad 234 están fuera de funcionamiento, y para ello su oficina trabaja en el impuso de un contrato para hacerles mantenimiento correctivo y preventivo.

La Opinión buscó al exsecretario de Seguridad Ciudadana, Mauricio Franco, para indagarlo sobre  por qué tantas cámaras de seguridad fallando, y su respuesta fue que eso era responsabilidad de la actual administración.

Las cámaras -aseguró- estuvieron en funcionamiento y con mantenimiento garantizado hasta el 31 de diciembre. Si dejaron de funcionar después de esa fechja “es simple y llanamente porque no les han contratado el mantenimiento”, acotó el exfuncionario.

En relación a la estrategia que la Alcaldía tiene dispuesta para hacer frente a la inseguridad, Fuentes manifestó que en el diagnóstico que ya se levantó sobre el delito en la ciudad se identiticaron 17 cuadrantes en los que se produce el 59 por ciento de los homicidios, el 39 por ciento de los hurtos y el 39 por ciento de las capturas, entre otras variables delictivas. La funcionaria le dijo a los concejales que Cúcuta no cuenta con política integral de seguridad y convivencia, pero al menos ya hay sentadas unas bases sobre las que se está trabajando.

El comandante de Policía, coronel José Luis Palomino, dijo que él y sus hombres están trabajando en las estrategias planteadas por la Alcaldía.

Image
La opinión
La Opinión