Escuchar este artículo

Tránsito no actúa contra infractores en el barrio Popular

Martes, 11 de Julio de 2017
El parqueo indiscriminado se produce en todas las calles del sector.

A las calles del barrio Popular no les cabe un carro más. Todo está invadido por los autos: el parque, los andenes, los antejardines, y ‘si nos descuidamos, hasta en la sala nos parquean vehículos’.

La expresión es del presidente de la junta de acción comunal, Andrés Sánchez, quien dijo sentirse impotente por la indiferencia que desde hace más de dos años ha recibido de las autoridades de tránsito ante las reiteradas solicitudes para que pongan freno a tantas arbitrariedades en sus calles.

En el recorrido que ayer hicieron periodistas de La Opinión por las calles del barrio Popular, se corroboró la denuncia de Sánchez. Se contaron cerca de 300 carros estacionados a lado y lado de las calles, en andenes, yalrededores del parque, violando descaradamente las normas de tránsito y, lo peor, sin ninguna resistencia ni control de las autoridades competentes.

“Somos el parqueadero de los empleados del Palacio de Justicia, la Fiscalía, el CTI, los colegios y de cuanta gente viene de otras partes a adelantar diligencias en estas oficinas de gobierno”, dijo Sánchez.

El parqueo indiscriminado se produce en todas las calles del barrio, pero en mayor proporción en los alrededores del parque, calles 7A y 6 y avenidas 4AE y 4.

Atrincherados en casa

María Eugenia Rincón, vecina del sector, denunció que en su casa vive atrincherada y en ocasiones no ha podido sacar su carro porque al frente de su casa le parquean tres vehículos.

Sánchez manifestó que el problema le está generando al barrio congestión, accidentes e inseguridad.

“No nos explicamos por qué Tránsito no nos ha dado una solución, ¿será que están esperando a que ocurra una tragedia?”, se preguntó el presidente de la junta de acción comunal.

El concejal Bachir Mirep señaló que en diálogo con el secretario de Tránsito, José Luis Duarte, este se comprometió a implementar medidas como instalación de señales y controles permanentes para impedir el parqueo indiscriminado.

También se tienen proyectadas campañas pedagógicas para obligar a los conductores a llevar sus carros a los parqueaderos que funcionan en el sector.

“Lo increíble del caso es que hay cuatro parqueaderos con capacidad suficiente, pero la gente prefiere parquear en la calle, por lo que se hace necesario que Tránsito no nos siga dando caramelo”, dijo Sánchez.

Image
La opinión
La Opinión