Escuchar este artículo

Diseño de la Quinta Teresa, a Bienal de Arquitectura

Jueves, 9 de Junio de 2016
En total, de los 252 trabajos que se postularon, se seleccionaron 95 en ocho categorías. 

La restauración de la Quinta Teresa de Cúcuta fue uno de los 12 proyectos seleccionados para participar en la categoría Intervención en el Patrimonio, de la XXV Bienal Colombiana de Arquitectura y Urbanismo.

La arquitecta María Teresa Vela Vicini, líder del proyecto restaurador, fue quien hizo la postulación a la Bienal, organizada por la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

En total, de los 252 trabajos que se postularon, se seleccionaron 95 en ocho categorías. La Bienal se cumplirá en Cartagena del 14 al 16 de septiembre, en el Centro de Convenciones.

El jurado encargado de seleccionar a los ganadores estuvo conformado por los arquitectos Felipe González Pacheco, Rodolfo Ulloa Vergara, María Elvira Madriñan, Carlos Morales Hendry, Fabio Ramírez Sierra y Sergio padilla Galicia.

Al interior del inmueble se aprecian amplios pasillos, característicos de las antiguas casas cucuteñas.

Monumento nacional

El siete de febrero de 2015, fueron inauguradas las obras de restauración de la Quinta Teresa de Cúcuta. Veinte años atrás había sido declarada Monumento Nacional.

El proyecto de restauración estuvo coordinado por la arquitecta Vela Vicini y le ejecución de los trabajos estuvo a cargo de Segundisalvo Pardo Barreto.

En total, al hoy Centro Cultural Quinta Teresa se le invirtieron $2.795 millones, dineros aportados en su mayoría por el Ministerio de Cultura y gestionados por la administración departamental.

La Quinta Teresa está ubicada en la avenida cuarta entre calles 15 y 16. Su primer propietario fue Cristian Andressen, quien el 4 de agosto de 1887, compró los lotes para  la antigua mansión que bautizó con el nombre de su esposa Teresa Briceño.

Actualmente el Centro Cultural Quinta Teresa es manejado por la Secretaría de Cultura de Norte de Santander.

El titular de ese despacho, César Ricardo Rojas Ramírez, viene ejecutando un plan para mantener oferta permanente en el Monumento Nacional.

La meta es que el inmueble esté el servicio de la comunidad y desde allí se promueva la cultura.

Image
Eduardo Rozo