Escuchar este artículo

‘Jericó, el infinito vuelo de los días’ ganó en Toulouse

Viernes, 31 de Marzo de 2017
Recibió los galardones de mejor documental, del público y una mención del premio Signis.

La señora hace arepas, de la misma manera como muchas abuelas paisas las hacían : moliendo el maíz, amasando, armándolas a mano. 

Ahí está la abuela, dirían los paisas, con las lágrimas listas para salir. Son los recuerdos de la niñez puestos en una película.

Para los no antioqueños, puede ser en cambio, la vida cotidiana de un pueblo antioqueño, de Colombia, en el que unas señoras van contando sus historias: la vida que pasa.

‘Jericó, el infinito vuelo de los días’, es un trabajo de la cineasta Catalina Mesa en el que cuenta esas vidas, y con el que recibió tres premios en el Festival del Cinelatino de Toulouse: el de mejor documental, el del público y una mención del premio Signis. 

El documental

Catalina eligió a nueve mujeres para que contaran sus historias, que tienen momentos felices y amargos, al mismo tiempo.

Las eligió entre 20 candidatas, con la ayuda de Roberto Ojalvo, director del Museo Maja en Jericó, que la contactó a su vez con Nelson Restrepo, director del Centro de Historia. A él lo llamó “la llave de oro de los encuentros”. Para ella fue un reencuentro con campesinas, con su pasado (su tía-abuela vivió allí) y, por supuesto, con su presente: aprendió a tomar hasta tinto.

Un trabajo que hizo conversando con las mujeres que van narrando su intimidad en el documental, que está en el límite con la ficción, no por las historias, sino por el cómo se cuenta. Si es documental o no, es una de las preguntas que se hace Catalina con su ópera prima. Al fin y al cabo, ella fue creando la cinta con la vida: si de pronto estaba con una de las mujeres y llegaba la vecina, pues había que pensar si a la vecina también había que meterla en la historia.

Una mirada muy de ella, que el crítico Samuel Castro describió como “hay una mirada personal (que es en últimas lo que uno espera de un director de cine), asombrada y asombrosa, que obliga a que observemos con atención, usando unos planos cuidadosamente pensados desde lo estético (cosa inusual entre muchos documentalistas)”.

Con ese trabajo, ahí va Catalina llevando a Jericó por el mundo. Ahora está en Francia, con el premio en Toulouse.

El festival, que se celebra en el suroeste de Francia, entre el 17 y el 26 de marzo, premió así el retrato de la realidad cotidiana de las mujeres en un pueblo típico de Antioquia, en el noroeste de Colombia.

Image
Colprensa
Colprensa