Escuchar este artículo

Músicos de Norte de Santander asisten a taller de lutería

Jueves, 31 de Mayo de 2018
La iniciativa de clínicas de reparación de instrumentos surgió hace siete años, según la Fundación Salvi.

Un grupo de 25 músicos del departamento, especialmente de los municipios del Catatumbo y de la provincia de Ocaña, participa en las clínicas de reparación de instrumentos que llegaron al departamento en una alianza de la Fundación Salvi con el Ministerio de Cultura y apoyados en la región por la Gobernación.

De acuerdo con Diana Marcela Arévalo Pérez, coordinadora de proyectos de los Centros de Lutería de la Fundación Salvi, Cúcuta es la última de las 11 ciudades del país que fueron escogidas este año para hacer intervención.

Inicialmente los talleres, de acuerdo con la programación del Mincultura, se iban a ejecutar en el municipio de El Carmen, pero ante la situación de orden público la Secretaría de Cultura del departamento logró que se hicieran en Cúcuta e invitó a los gestores musicales, reunidos desde el lunes y hasta hoy, en el Centro Cultural Quinta Teresa.

La iniciativa, de acuerdo con Arévalo, surgió hace siete años cuando el Ministerio evidenció la necesidad de ofrecer atención especializada en reparación de instrumentos, luego de la entrega a través del Plan Nacional de Música para la Convivencia de más de 10.000 instrumentos en los 1.122 municipios colombianos.

“Como no había nadie especializado, hicieron el convenio con la Fundación Salvi y se creó la primera escuela de reparación de instrumentos de viento y de construcción y reparación de instrumentos de cuerda frotada”, dijo Arévalo.

La clínica

Las clínicas en las regiones se ejecutan en cinco días y para el caso de Cúcuta, se reunieron 50 instrumentos que luego del diagnóstico fueron sometidos a limpieza y a los músicos se les dieron pautas para garantizar la higiene.

El encargado de ese procedimiento es Juan David Villacrez, lutier de viento sinfónico que trabaja con instrumentos de viento madera como el clarinete, la flauta, el oboe, el fogón y de viento metal como el trombón, la tuba, la trompeta, el cono francés, entre otros.

“A los participantes les hacemos énfasis en lo que ellos pueden hacer desde casa y cuándo llevar el instrumento a un lutier”, dijo.

Algunos trucos son revisar los mecanismos para que no estén lentos, verificar que no haya llaves atoradas y que al probarlos no existan partes sueltas. “Cada músico conoce su instrumento y debe prestarle atención cuando tenga fugas de aire o las bombas estén pegadas”.

(José Gregorio Bautista, Yesid Julio Ortega, Jesús Martínez y Carlos Alberto Villamizar.)

José Gregorio Bautista

Es formador de la Escuela de Música de Vientos de Chitagá, a la que están vinculados más de 30 niños. Trajo para reparar un saxofón y manifestó que estas actividades les permiten adquirir conocimientos para hacerles un mantenimiento adecuado a los instrumentos, evitando su deterioro y alargando el ciclo de uso.

Yesid Julio Ortega

Es formador de la Escuela de Música de El Carmen y trajo para reparar un clarinete y varias trompetas. Además, lidera las bandas infantil y juvenil. Para él, es complicado el mantenimiento preventivo en cada municipio y en el taller aprendió a limpiar con ácido los instrumentos de bronce y posterior a ello garantizar la afinación.

Jesús Martínez

Es el director de la Banda Eliseo Moreno de Arboledas. Actualmente están renovando los semilleros musicales por tanto los jóvenes terminan el bachillerato y salen del municipio para la universidad. Él, destacó la dotación en instrumentos de viento y de percusión que les hizo la Secretaría de Cultura del departamento en 2017.

Carlos Alberto Villamizar

Participa en el taller como artista del proyecto Laso. Además, es integrante de la banda cucuteña Diástole. Para él, este tipo de actividades permiten sacarle más provecho a los instrumentos, por tanto en ocasiones no se tiene el recurso para llevarlo a un lutier. “He conocido el funcionamiento y lo que afecta el sonido”.

Image
Eduardo Rozo