Escuchar este artículo

Vecinos se unen para abrir biblioteca en El Progreso

Jueves, 6 de Junio de 2019
El progreso está llegando con la unión de la comunidad para abrir una biblioteca popular.

Una loable iniciativa se gesta en el barrio El Progreso de Pamplona, donde el progreso está llegando con la unión de la comunidad para abrir una biblioteca popular que inicialmente beneficia a 33 menores de edad.

El proyecto es liderado por Tatiana Barajas Flórez, quien ha participado en talleres de promoción de lectura de la Biblioteca Nacional y el Ministerio de Cultura. Además, ha recorrido los municipios de la Provincia donde estimula la lectura en la primera infancia.

Producto de la interacción con las comunidades, identificó la necesidad que tienen los niños para acceder a programas de lectura en los barrios periféricos. Así, surgió el proyecto al que Barajas bautizó como Biblioteca Popular Sendero Mágico.

“Buscamos el empoderamiento político y social en la comunidad”, dijo Barajas. “La biblioteca se proyecta como un recinto en donde los vecinos pueden tener acceso a la educación y al libre conocimiento”.

De acuerdo con la líder Barajas la biblioteca es una estrategia para empezar a transformar problemas sociales que preocupan a la ciudadanía y los mismos solo se pueden solucionar a través de la educación.

“Los niños son el presente y el futuro del país y merecen hacer parte de procesos de formación en lectura, música y arte”.

Apoyo local

La Biblioteca Popular Sendero Mágico cuenta con la colaboración de vecinos y gestores culturales que trabajan por el bienestar de niños y de jóvenes.

El trabajo en equipo con los colaboradores se inició con el arreglo del inmueble, donde antiguamente funcionó el puesto de salud del barrio El Progreso.

Niños, jóvenes y adultos se unieron para transformar la fachada, con coloridos murales. El interior también se decoró para hacerlo agradable y propicio para el aprendizaje.

Para dotar el espacio con libros y muebles, se espera la colaboración de los pamploneses, quienes han obsequiado textos en colectas hechas en el parque Águeda Gallardo.

“Hay que tener en cuenta que la biblioteca popular debe hacer parte de un proceso colectivo, mostrándoles a las comunidades el beneficio y generando en ellos sentido de pertenencia”, sostuvo.

Barajas recordó que “la riqueza del pueblo consiste en su conocimiento”. Ella, encontró adeptos y juntos avanzan en la creación de espacios para que la población pamplonesa cuente con una mejor calidad de vida.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas