Escuchar este artículo

Federer agranda su leyenda y conquista su octavo Wimbledon

Domingo, 16 de Julio de 2017
"Seguí creyendo y soñando, y aquí estoy", expresó el suizo, el primero en conquistar este torneo ocho veces.

El tenista suizo Roger Federer agrandó el domingo su leyenda al convertirse en el primero en conquistar ocho coronas en Wimbledon, al batir al croata Marin Cilic, que estalló a llorar a medio partido.

Federer, quinto jugador del ránking, se impuso al croata de 28 años, sexto del mundo, por 6-3, 6-1 y 6-4, y además elevó a 19 su récord de victorias en torneos del Grand Slam. 

A los 35 años y 342 días, el suizo es el tenista más viejo en ganar el torneo del All England Club en la era profesional.

Se trata de su segundo gran torneo esta temporada tras el Open de Australia, y su primer Wimbledon desde 2012.

La victoria rompe el empate a siete títulos con el estadounidense Pete Sampras, y confirma que Federer es el rey de las canchas de hierba. Su nombre se asociará siempre a ellas, como el de Rafael Nadal a las de la tierra batida.

El momento de la final lo protagonizó sin embargo el croata, ganador del US Open en 2014 y jugador experimentado.

El marcador estaba 3-0 en el segundo set cuando Cilic requirió asistencia médica desde la silla, sin que hubiera mediado una torcedura o una caída, y estalló a llorar, cubriéndose con una toalla, mientras los médicos trataban de animarlo, sin llegar a examinarle nada.

Hubo una segunda intervención médica, más tarde, y entonces le examinaron el tobillo izquierdo, se lo vendaron y le dieron un calmante.

Una bola de ruptura que inició el infortunio
  
El infortunio de Cilic empezó cuando desaprovechó una bola de ruptura del servicio de Federer en el cuarto juego del primer set, con 2-1 a su favor, y en el siguiente empezó a flaquear. Perdió su arma más poderosa, el servicio, en dos ocasiones y el suizo acabó anotándose el primer set por 6-3.

En la primera manga, el croata había fallado un poco más de la mitad de sus primeros servicios e, increíblemente, no había logrado ni un solo 'ace', cuando llegaba a la final con el segundo mejor registro del torneo, con una media de 21 por encuentro.

La tónica se mantuvo en el segundo set, y Federer rompió el servicio del croata a la primera ocasión, lo que le sirvió para irse 3-0, dando pie al episodio descrito.

Tras ello, Cilic se recompuso y salió a la cancha, ganó bien su servicio, pero fue incapaz de arañar a un Federer que pareció entender que estaba en sus manos tolerar que el croata se metiera en el encuentro o acabar de hundirle.

Optó por lo segundo, y el resto de una de las finales más pobres que se recuerdan fue un paseo del suizo.
 
Quinto título en el año del renacimiento
  
Los actores Hugh Grant, Eddie Redmayne, Bradley Cooper, y leyendas del tenis como Stefan Edberg, Chris Evert o Manuel Santana, presenciaron la final desde el palco real.

"Me hace realmente feliz hacer historia en Wimbledon. Es algo grande, adoro este torneo, todos mis sueños de jugador se materializaron aquí", había explicado el suizo antes de disputar la final.

Federer ha ganado 19 de las 29 finales de torneos mayores que ha disputado, mientras Cilic ganó la única que jugó. 

El suizo conquista su quinto título en la temporada de su renacimiento -tras el Open de Australia, Indian Wells, Miami y Halle-, pero además, su victoria trae ecos de otra época: desde 2010 no ocurría  que los tres primeros torneos del Grand Slam se los repartían él y Nadal, los grandes dominadores de este deporte en la última década y media.

Para prepararse mejor y dosificarse, el suizo había  renunciado a Roland Garros.

El suizo y el croata han jugado en 8 ocasiones, con siete victorias para el primero, incluyendo la de este domingo. La única vez en que ganó el croata fue sobre cancha dura, en el US Open de 2014.

Federer ha esperado 5 años entre victorias en Wimbledon, la espera más larga desde que el estadounidense Jimmy Connors esperó ocho años entre el título de 1974 y el de 1982.

Cilic no consiguió romper el dominio de los 'Cuatro Grandes' -"the Big Four"-, Federer, Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray, que se han repartido todos los Wimbledon desde 2003, cuando el suizo logró su primera corona.

Federer: Hay que creer que uno puede alcanzar tales alturas

 Roger Federer dijo que siempre creyó que volvería a vivir su momento de gloria en Londres.

"Continué creyendo y soñando, y aquí estoy", dijo Federer tras recoger la famosa copa coronada con una piña en el All England Club tras una espera de cinco años.

Federer no pudo reprimir las lágrimas al acabar un encuentro que agranda su leyenda en el tenis.

"Hay que creer que uno puede alcanzar tales alturas. Después del último año no sabía si volvería a estar aquí", dijo sobre 2016, cuando cayó eliminado en semifinales ante el canadiense Milos Raonic.

"Hubo además las dos finales duras con Novak (Djokovic). Pero continué creyendo", insistió Federer, que describió como "increíble" no haber perdido ni un set en todo el torneo.

"Espero que éste no sea mi último partido aquí, quiero volver el año que viene", afirmó Federer, que a los 35 años y 342 días es el jugador más viejo en ganar Wimbledon en la era profesional.

Por su parte, un compungido Cilic, que ya había roto a llorar a medio partido aparentemente por dolor en el pie izquierdo, dijo que nunca se rindió. "Eso es lo que he hecho siempre en mi carrera, no tirar la toalla. Mi idea era dar lo mejor de mí, y eso es todo lo que pude hacer".

"He tenido un recorrido asombroso, jugando el mejor tenis de mi vida", se congratuló Cilic, de 28 años, sexto del ránking de la ATP.

"Para todos mis amigos en Croacia habrá sido un día duro. Lo di todo, y espero volver e intentarlo de nuevo", afirmó.
   

Image
AFP
AFP