Escuchar este artículo

Gilberto Valderrama, el hombre que busca masificar el ajedrez en Cúcuta

Martes, 17 de Abril de 2018
El deportista estuvo del 4 al 27 de marzo en Venezuela, en donde disputó cuatro competencias.

Gilberto Valderrama Espinosa es un enamorado empedernido del ajedrez, y más del ajedrez clásico, ese en el que no se entra tanto en dilemas teóricos sino que se basa más en la acción.

Este hombre, que quiere echarse al hombro el deporte ciencia, tiene un sueño y es masificar el llamado juego ciencia, en Cúcuta, aumentar el interés en los jóvenes y hacerle un espacio en una región donde la competencia no es la mejor.

Valderrama, que lleva años compitiendo por Colombia de forma independiente, estuvo del 4 al 27 de marzo, en Venezuela, disputando cuatro competencias, de las cuales ganó una, y obtuvo tres segundos puestos ante ajedrecistas de México, Cuba y Venezuela.

Hombre de caballos

Valderrama arrancó  como autodidacta y se centró en aprender de la escuela básica. Según sus propias palabras, es algo que lo “atrapó” desde el primer contacto con las piezas. 

Ese primer acercamiento con los peones, alfiles, torres, caballos, rey y reina, lo tuvo gracias al maestro Alfonso Zárate Caballero, múltiple campeón departamental, que le acompañó en sus primeros pasos en el ajedrez clásico. 

Aunque le gusta más enseñar –y cree que tiene más talento para ello- que jugar, es un hombre que tiene clara la forma de utilizar sus piezas, y su predilecta es el caballo. “Son las piezas de mayor dificultad, porque controlar sus saltos hace que uno tenga que estar muy concentrado”, explicó Valderrama. 

Así mismo, confesó que son los peones las figuras más infravaloradas. “Hay algunos jugadores, incluso profesionales, que no dan verdadero valor a los peones. Son el alma del ajedrez. Un buen plan se hace en base a una buena conformación de peones. Es como en la vida, lo más elemental es lo que más olvidamos”.

En su paso por Venezuela, Gilberto Valderrama tuvo tres competencias en la Isla Margarita y otra en Caracas. Fue casi un mes de disputas en un viaje auspiciado por la Federación Venezolana de Ajedrez.

“El nivel de competencia fue demasiado, me enfrenté a jóvenes y ellos tienen un buen ritmo. Utilizan la tecnología para sus participaciones”, destacó Valderrama.

El ajedrecista cucuteño que fue campeón nacional juvenil en 1987 (Cúcuta) y que en el Primer Torneo Continental de las Américas, en Santiago de Cali (2001), ocupó el puesto 21 entre 146 maestros del continente, actualmente es Maestro Fide (Federación Internacional de Ajedrez) y Entrenador Fide. 

Según las listas de esa federación, en el ranquin nacional ocupa el puesto 42 dentro de los jugadores activos y de las américas es el jugador número 708.

Image
Jeider Rúa Giraldo